Opinión


Los resultados en Chilangolandia: la clase media

Una voz que simpatiza con la 4T, sin dejar de ser crítica ante errores, en su contribución semanal para nuestros cibernautas

Los resultados en Chilangolandia: la clase media | La Crónica de Hoy

1

El mapa que divide a la ciudad en dos geografías dándose un abrazo, aunque cursi, en medio de variaciones racistas, idiotas, simpáticas, e inteligentes, me parece mejor que todo extremismo o puritanismo ascéptico o hipócrita. La clase media no puede reducirse a lo desprendido del discurso presidencial, ni tampoco simplificarse al pensamiento neo aristrocrático que divide a la ciudad en dos segmentos: los que pagamos impuestos y los que viven del subsidio. Aunque están más densos los que se asoman desde esos segundos miradores.

2

La de Tlalpan fue una pérdida simbólica de las derrotas que tuvo Morena en la capital. De eso ya escribí y el odioso “se los dije” sale de nuevo de mi teclado. La ciudadanía que no observa resultados rápidos y eficientes a pesar de la pandemia pasa las facturas. En lo personal lamento la derrota de Gabriela Osorio, la candidata tlalpense a la alcaldía y en menor sentido la de Ramírez Cuéllar, por quien también voté pese a que fue cómplice de la parálisis de Morena durante un periodo que sumado al de Yeidckol se tradujo en dos años desperdiciados. Gabi trabajó mucho y Ramírez Cuéllar, aunque es buen parlamentario, creyó que los votos le lloverían a carretadas. No fue así, el voto le favoreció a Rocío Banquels quien interpretaba papeles de villana en las telenovelas. México es mágico.

3

En un fragmento de entrevista a mi nueva alcaldesa, Alpha E. González y por quien desde luego no voté, comentó con Adela Micha que por ella había votado la clase media y no los beneficiarios de los programas sociales. En Tlalpan hay más densidad poblacional ahí, en los sectores más desfavorecidos. Es cierto y mal hubiera hecho Morena en utilizar electoreramente esa base que decidió votar poco, pero descuidar el trabajo territorial en esos sectores por los que actúa en gran medida la 4T estuvo pésimo. Aunque en menor medida que en otras entidades, en la alcaldía también hubo fuego amigo, posibles sabotajes en ciertas áreas y esa deleznable parte de la política se traduce en voto de castigo o abstención.

4

El lunes 7 de junio desperté en otra ciudad. La nueva alcaldesa no me da buena espina, pero como en todos los casos, no me queda otro remedio que concederle el beneficio de la duda. Cada que entra un nuevo alcalde o delegado hago un resumen de algunos problemas que no han sido resueltos ni en gestiones perredistas ni morenistas en Santa Úrsula Xitla que le va a tocar a ella resolver, seguir ignorándolos o hacer negocios rentistas con ellos. Son muy puntuales porque tienen que ver con el drenaje, la red de agua potable, la seguridad, una base de taxis, y nada más y nada menos que con nuestra forma de gobierno. De una vez aprovecho para comentarle, futura gobernante, que el problema de si somos pueblo o colonia y si hay subdelegado o no, si el actual cobra sueldo y cumple otras funciones a las que lo obliga su nómina o no es algo que le va a tocar gestionar a usted tanto al interior de su nómina delegacional como con las instancias electorales y judiciales correspondientes. Esta problemática no puede seguir alargándose más. Otro asunto que reclama inmediata solución es cómo se va a resolver el presupuesto participativo por el que votó mayoritariamente la ciudadanía de Santa Úrsulsa Xitla, créame, doña Alpha, tanto quienes votaron por usted, como quienes no lo hicimos, nos encargaremos de recordárselo.

5

Del lado del presidente se enfatiza el lema de campaña: Por el bien de México, primero los pobres. Un mínimo piso social favorece mejor la economía y eso no va a cambiar del proyecto del presidente. A ellos se dirige su discurso. Sin embargo la clasificación que hace de la clase media es torpe: La mayoría de los clasemedieros chilangos son tontos o miedosos compradores de un discurso idiota y poco funcional. El reduccionismo de la capacidad de albedrío de las clases medias polariza. Sí, todos conocemos a Godínez aspiracionistas que abarcan muchas categorías dentro de las jerarquías del empleo público y privado, pero también hay votantes feministas, trabajadores y empresarios culturales y de muchísimos otros sectores productivos, académicos no incendiarios, defensores de demandas legítimas de género que reclaman otra interlocución y que no votan por miedo o por las tonterías propaladas por el grueso de los medios de comunicación. Ahí el trabajo tiene que ser más hábil. Yo me divierto mucho con la exposición crítica de los caciques culturales que promueven los desplegados incendiarios. Sin embargo desde antes de que asomaran sus fieros colmillos, nunca sentí que me representaran en nada. Krauze, por cierto, escribió una carta lacrimógena a los peruanos en El Comercio invitándolos a votar por Keiko Fujimori. Va en dúo con Vargas Llosa y no debe extrañarnos un próximo artículo del Nobel región México.

6

El modelo de gestión tiene que ser más dinámico y horizontal con las clases medias que son plurales. Con ellas es necesario abrir el diálogo sin que desde todas las instancias de gobierno se replique en modo autómata el discurso presidencial, aunque mucho de él es sensato, pragmático y cierto. Citlali Hernández tiene más cualidades políticas para lograrlo que el papanatas del señor Delgado.

7

Los resultados macroeconómicos son estables, no hay deuda pública, se ha incrementado la inversión extranjera y al frente de la hacienda pública y de la secretaría de economía hay profesionales que están haciendo un buen papel. El peso esta fuerte y no tenemos los problemas de Colombia de los que ningún intelectual dice ni pío. Hay muchos actores para jugar más en esta cancha que quienes se la pasan quejándose. Será interesante la mañanera del lunes. Hay que bajarle un par de rayas a la estridencia.

Tatiana Clouthier está jugando un papel de interlocución más efectivo con los muchos otros empresarios que se han desmarcado del señor X.

8

La ciudadanía pobre también pasa factura y la coalición de los triates del señor X está al acecho porque ahí hay bisne de recuperación territorial y eso fue lo que hicieron los perredistas en Tlalpan: exprimirla, otorgar permisos ecocidas y amarrarlos con Mancera, amigo por cierto del cada vez más descarado senador Monreal quien padece de fetichismo por la presidencia. En Tlalpan no sólo fueron los triates, sino los partidos satélite, con algunas excepciones, quienes fragmentaron el voto que favoreció a la nueva alcaldesa. También lo he escrito otras ocasiones: las pugnas internas y alianzas indeseables nos muestran un proceso de perredización de Morena que amenaza con resolverse o seguir alargándose hasta una ruptura más escandalosa. Desde luego que hay una apuesta de partido diferente entre el presidente y la secretaria de Morena quien tiene una visión más incluyente y desinteresada para establecer diálogo con los sectores, pero no olvidemos que proviene de una corriente que le cerró el paso a Gibrán Ramírez de muchas maneras, incluidos algunos desplantes. Este mutuo sabotaje es lamentable.

9

Las alianzas con los tucanes salieron contraproducentes y la atinada denominación parasitaria de este partido se evidenció con el escándalo de los influencers. No le toca al presidente defenderlos de los planes que tienen para ellos árbitro y abanderado derecho, aunque hizo bien en exponer las llamadas que salieron en tiempos de veda electoral solicitando el voto contra Morena porque se trata de otro delito electoral que además de ser sancionado puede ser un buen tema de periodismo de investigación.

10

De los triates no me ocupo más en este espacio, dan para mucho. Son impresentables y no paran de sembrar odio y polarización. Se auto destruyen cada vez que hablan. Como en la conferencia que dieron el lunes 7 de junio con una apropiada mascarilla que no pudo evitar el asomo de sus rostros de cólera por todos los sapos que tragaban cada vez que proclamaban su «rotundo éxito».

Comentarios:

Notas Relacionadas:

Destacado: