Opinión


Luis Hernández Palacios Mirón

A veces las formas mal concebidas acompañan a las ideas muy malas. Y eso es lo que pasa en la Procuraduría Agraria: plantear de manera vedada que se quiere privilegiar la demanda de tierras sobre la conservación de ecosistemas. Es un regreso triste a una visión de los años setenta, que podrá ser argumentada y ya veremos si convence; pero lo primero es que se diga abiertamente que la Reserva Integral de la Biósfera Montes Azules queda en segundo plano, que la idea es partirla en tres cachos, una para el pueblo chol, otra para los tzeltales y una última para los lacandones. Las dos primeras, pelas, se desmontarían para poner cultivos y vacas.

Luis Hernández Palacios Mirón | La Crónica de Hoy

 A veces las formas mal concebidas acompañan a las ideas muy malas. Y eso es lo que pasa en la Procuraduría Agraria: plantear de manera vedada que se quiere privilegiar la demanda de tierras sobre la conservación de ecosistemas. Es un regreso triste a una visión de los años setenta, que podrá ser argumentada y ya veremos si convence; pero lo primero es que se diga abiertamente que la Reserva Integral de la Biósfera Montes Azules queda en segundo plano, que la idea es partirla en tres cachos, una para el pueblo chol, otra para los tzeltales y una última para los lacandones. Las dos primeras, pelas, se desmontarían para poner cultivos y vacas.

Comentarios:

Destacado:

COLUMNAS ANTERIORES

LO MÁS LEÍDO

+ -