Metrópoli


“Madrinas” de la policía capitalina coordinan brutal paliza a tres ciudadanos

Madrinas, aquella plaga policial en donde sujetos que no son policías actúan o comandan a uniformados para cometer fechorías. En el caso reciente de una agresión policial al propietario de un coche viejo retirado de una calle, sujetos de este tipo, con uniforme incompleto, con el rostro tapado, coordina la agresión y son protegidos por los uniformados

“Madrinas” de la policía capitalina coordinan brutal paliza a tres ciudadanos | La Crónica de Hoy

Policías capitalinos que participaron en la salvaje golpiza contra el propietario de un auto viejo que querían chatarrizar, estuvieron acompañados y coordinados por dos "madrinas", sujetos semiuniformados, que quedaron filmados y se negaron a identificarse mientras eran resguardados por unos 30 uniformados.

Se trata de un par de hombres vestidos de negro, con cubrebocas y casco, y que ya son investigados por asuntos internos de la policía capitalina, que teme que se trate de personas ajenas a la corporación. Hay versiones sin confirmar que se trata de personal de la alcaldía Cuauhtémoc que increíblemente, sin ser oficiales, actúa como el mando de los policías que la secretaría de Seguridad Ciudadana “renta” a las delegaciones.

Los dos tipos son los que patean y agreden con más ahínco al propietario del auto y a dos acompañantes después de un diferendo sobre el auto. Las víctimas debieron enfrentar a la treintena de policías, algunos uniformados golpeando, otros sujetando y otros cobijando a agresores y a las dos “madrinas”.

Los dos "madrinas" parecen ser plenamente conocidos por los uniformados, ya que los oficiales se les cuadran (hacen posición de firmes a su paso) y es un hecho que los cobijan. Los “madrinas” se retiraron del lugar de la agresión a bordo de la moto con placas G51DF y son claramente identificables en videos en poder de Crónica. Uno de ellos calza botas negras y el otro botines color camello. Sus vestimentas son iguales, y aparentemente usaron parte de uniformes oficiales. Ambos sujetos fueron, junto con los elementos de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC), quienes se ensañaron con las víctimas de sus agresiones, a patadas en cabeza y rostro, hasta dejar a uno de ellos inconsciente en el piso del corralón de Fresno 412, colonia Atlampa.

Crónica difundió previamente la brutal golpiza que recibe Osvaldo, de 45 años, de oficio carpintero, quien fue agredido al igual que su hijo Pablo y su sobrino Daniel.

Durante la agresión contra Osvaldo se observa en las imágenes que el sujeto que lleva botines color camello recoge la cartera y celular que pertenecían a Osvaldo, quien llevaba en su cartera tres mil 700 pesos para rescatar su auto del corralón (fue arrastrado bajo la presunción de que estaba abandonado) y un teléfono celular de la marca Motorola. Algún diferendo verbal desata la brutal golpiza. De hecho ese diferendo ni siquiera está claro, pero sí que los uniformados y sus “madrinas”, superando en número de 10 a 1 a Osvaldo y sus familiares, se ensañan en golpear en cuerpo y cabeza.

En el momento de los golpes que derriban a Osvaldo también se puede ver y escuchar en los videos que el “madrina” con botas negras se dirige a la víctima con insultos, y es uno de los señalados por Daniel quien azuza a los policías auxiliares a vejar a la víctima. Uno de los elementos policiacos uniformados es quien arremete contra Osvaldo con una patada en la cabeza que termina por dejarlo inconsciente.

Una vez en el piso y sin conocimiento, dos mujeres se acercan a Osvaldo para auxiliar al ciudadano y encaran a los policías. Eso es lo que evita que Osvado sea más lastimado. La víctima padece problemas de salud e incluso le fue retirado un riñón hace tiempo. La aparición de las mujeres inhibe que continúen las agresiones físicas contra Osvaldo, su hijo Pablo –estudiante de contaduría– y de su sobrino Daniel.

De acuerdo con Pablo, la golpiza ocurrió en un lapso de cinco minutos que le parecieron una eternidad.

"Parece que todo fue tan rápido, pero eran tantos golpes que yo no sabía ni qué hacer. Les pedía a los policías que ya pararan, y ellos no escuchaban. Los sujetos de los cascos fueron muy violentos. Ellos llegaron al corralón a bordo de una motocicleta junto con policías auxiliares, y los policías siguieron lo que esos sujetos de negro comenzaron, golpearnos hasta el cansancio", dice Pablo, a quien dejaron de agredir porque una persona gritó que lo soltaran pues era menor de edad.

Uno de los videos constata este momento.

Daniel, de 24 años, y sobrino de Osvaldo es el menos visible en los videos porque los policías lo golpearon atrás de unos camiones y nadie se percataba de estos hechos.

La agresión han quedado denunciada ante diversas autoridades, entre ellas las responsables de la oficina de Asuntos Internos de la Secretaría de Seguridad Ciudadana de la SSC adonde Daniel y su tía Salomé acudieron para denunciar los actos de exceso de uso de la fuerza pública por parte de más de una veintena de policías contra tres personas.

En Asuntos Internos, los funcionarios tomaron la declaración, pero no fue firmada porque la víctima entró en shock mientras relataba lo sucedido (lo que fue atestiguado por las autoridades de asuntos Internos) y fue retirado de allí en ambulancia.

La agresión ocurrió el pasado 23 de septiembre en el corralón de Fresno 412, lugar al que fue acompañado de su hijo y su sobrino para pagar el arrastre de su auto que fue incluido dentro del Programa de Chatarrización de la SSC que se aplica con apoyo de las 16 alcaldías de la Ciudad de México.

Comentarios:

Notas Relacionadas:

Destacado:

+ -