Mundo


Manifestantes toman la Asamblea de Ecuador al grito de “¡Fuera Lenín!”

El presidente traslada el gobierno de Quito a Guayaquil y decreta toque de queda. Acusa a Correa y Maduro de estar detrás de las protestas, que estallaron tras eliminar el subsidio al combustible.

Manifestantes toman la Asamblea de Ecuador al grito de “¡Fuera Lenín!” | La Crónica de Hoy

Disturbios a las puertas de la Asamblea Nacional de Quito. (Foto: EFE)

La rebelión en Ecuador contra el gobierno dio ayer un salto dramático, tras la toma de la Asamblea Nacional por alrededor de una hora durante la mañana, encabezada por cientos de manifestantes, en su mayoría indígenas, al grito de “¡Fuera Lenín!”.

A fuerza de pedradas, y protegidos contra las descargas de los gases lacrimógenos, los manifestantes lograron retirar las vallas de seguridad y llegar hasta la puerta que da paso al interior de la sede parlamentaria. Con banderas ecuatorianas e indígenas, decenas de personas hacían la señal de victoria y pedían la caída del gobierno, acorralado desde la retirada del subsidio al combustible, anunciado el jueves de la semana pasada, para cumplir con los requerimientos del FMI.

Al final, los manifestantes abandonaron la Asamblea Nacional y se unieron a otra marcha que pretendía tomar el Palacio de Gobierno, también en el centro de Quito, virtualmente tomado por la policía.

TOQUE DE QUEDA. Advertido sobre la creciente radicalización de los manifestantes, el presidente abandonó el lunes el Palacio presidencial de Carondelet, en Quito, para instalarse en Guayaquil, donde ha establecido el gobierno de manera provisional.

Desde la mayor ciudad de Ecuador, Moreno firmó un toque de queda que restringe la libertad de tránsito y movimiento de 20:00 a 5:00 en áreas aledañas a sedes institucionales e instalaciones estratégicas en todo el país.

También se enmarcan en esta disposición otros lugares que establezca el Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, en tanto dure el estado de excepción, que quedó limitado a un plazo de 30 días desde su emisión el pasado jueves, según dictaminó el martes la Corte Constitucional, y no a 60, como pretendía el gobierno.

CORREA, EL “GOLPISTA”. Moreno, que pasó de ser el candidato del expresidente Rafael Correa a acérrimo rival, culpó a su antecesor de estar detrás de lo que denominó “intento de golpe de Estado” en su contra y de manipular la protesta indígena, en connivencia con su aliado venezolano, el chavista Nicolás Maduro.

En entrevista a la cadena rusa RT, afín a los gobiernos izquierdistas, Correa tachó de “loco” a Moreno y apuntó que “ya nadie le puede creer esas tonterías”.

El expresidente, que se exilió en Europa tras denunciar que su antiguo aliado lo quiere meter en la cárcel, negó estar detrás de una “conspiración” para derrocarlo. “Dicen que somos golpistas, que queremos desestabilizar al Gobierno. Los golpistas han sido ellos, que han roto la Constitución cuantas veces les ha dado la gana”, declaró.

MADURO SE BURLA DE MORENO Y LE DA LECCIONES DE BUEN GOBIERNO. El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, respondió ayer con burlas a la acusación de Lenín Moreno de estar detrás de la revuelta en Ecuador.

“Ayer salió a decir que lo que está pasando allá es culpa mía, que yo y que muevo mis bigotes y tumbo gobiernos. Estoy pensando qué próximo Gobierno puedo tumbar con los bigotes”, dijo en un acto oficial televisado en el que proclamó: “Yo no soy Superman, yo soy Superbigote”.

Sobre la causa de la revuelta, declaró: “¿Valiente para quitarle los beneficios, los derechos sociales a un pueblo? ¿Valiente para entregarse al FMI? Si usted, señor Lenín Moreno, quiere ver la realidad, eche para atrás ese paquete económico y dialogue con el pueblo de Ecuador”.

 

Comentarios:

Notas Relacionadas:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -