Opinión


Manuel Chapman

El alcalde de Ahome se excedió de esa franqueza septentrional y llamó gorda a una alumna de educación básica. Chapman probablemente estaba con ganas de hacer algo bueno ese día y cuestionó a la maestra de una escuela sobre la obesidad de la menor, para luego establecer que a él le parecía una obesidad horrible. Buena intención extraordinariamente mal ejecutada y el resultado es una fama de buleador a escala nacional.

Manuel Chapman | La Crónica de Hoy

El alcalde de Ahome se excedió de esa franqueza septentrional y llamó gorda a una alumna de educación básica. Chapman probablemente estaba con ganas de hacer algo bueno ese día y cuestionó a la maestra de una escuela sobre la obesidad de la menor, para luego establecer que a él le parecía una obesidad horrible. Buena intención extraordinariamente mal ejecutada y el resultado es una fama de buleador a escala nacional.

Comentarios:

Destacado:

COLUMNAS ANTERIORES

LO MÁS LEÍDO

+ -