Opinión


Mar de negativas contra la destrucción del AICM

Mar de negativas contra la destrucción del AICM | La Crónica de Hoy

PRESIDENTE LÓPEZ OBRADOR:

 

Quisiera, de toda buena fe, decirle que si ya es usted presidente en un país entregado de manera total a la vida democrática, ganarían mucho usted  y su Presidencia si aceptara que en democracia, hasta al jefe de Estado cualquiera que éste sea, se le pida retirar alguna decisión que no procede y modificarla sin que esto disminuya ni un ápice de su autoridad.

Se lo comento, Presidente, por la decisión  que ha adoptado el tribunal federal que recibió la encomienda de establecer que es lo que, por ley, procedía en cuanto a la construcción del AICM, y el juez cuarto de Distrito en el Estado de México, determinó la segunda y definitiva suspensión provisional también para el aeropuerto de Santa Lucía y que lo construido para esa terminal aérea en el seno del exlago de Texcoco permaneciera intocable. Indicación de que lo mejor sería regresar a ese proyecto aunque haya sido decidido así por una autoridad anterior a la de usted…

Me queda claro que lo anterior va total y absolutamente en contra de la autoridad como usted la concibe, absoluta, unipersonal y dictatorial, pero ya también se le ha insistido en que en su país, cuando menos, usted no puede ser dictador porque va contra el sistema democrático de vida que nuestra nación determinó en su Constitución Política y contra ese documento no existe un poder superior, Presidente. Vaya, ni el de usted, se lo digo con todo respeto…

Hubo, incluso, antes de que el juez cuarto de distrito emitiera su determinación, otras voluntades —147, para ser precisos— que solicitaron otros tantos amparos contra la construcción del AICM en Santa Lucía por los problemas ambientales que su decisión podría provocar cuando entrara en operación. Amparos solicitados por ciudadanos comunes y corrientes, que en presencia de la ley son iguales a usted pero numéricamente lo rebasaron como una aplanadora en movimiento…

Creo que esos 147 ciudadanos dieron una lección de lo que significa vivir dentro de la democracia. Simple y sencillamente utilizaron su coincidencia de criterios y su número como grupo, democráticamente superior al suyo a pesar de ser usted el Presidente de la República, pero ellos decidieron hacerle frente de acuerdo con lo que la ley les otorga como derecho inalienable. Recurrieron ante un juez que consideró legítima su demanda y procedió llamándole a usted para indicarle que, a pesar de su altísima jerarquía política, como ciudadano que también es, incluso por encima de su condición presidencial, debía retirar su determinación sobre esa obra pública y ahora están ya abiertas todas las puertas para que con libertad absoluta y sin ninguna autoridad superior de por medio, retirara su negativa…

Entiendo que usted se sienta tal vez traicionado, quizás hasta insultado por tener que aceptar una orden contraria a su decisión  y a su voluntad, pero qué le vamos a hacer, presidente López Obrador, la ley es la ley hasta para usted mismo.  

Serénese y permita que las cosas se resuelvan en este país que usted hoy preside, pero que lo es por decisión escrita y expresa de ese documento que se denomina Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y a ella le debe todo el respeto y toda la obediencia…

 

Internet: m760531@hotmail.com
Facebook: Leopoldo Mendívil
Twitter: @Lmendivil2015
Blog: leopoldomendivil.com

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -