Opinión


Marcha por la Ciencia

Marcha por la Ciencia | La Crónica de Hoy

"Sin ciencia no hay transformación”. Es un enunciado preciso y revelador. El pasado sábado algunas de las mentes más brillantes del país marcharon para exigir mayores recursos para la Ciencia; para que la administración de Andrés Manuel López Obrador reconozca la importancia de la ciencia y la actividad intelectual y sean escuchadas sus propuestas; que se visualice y se promueva la pluralidad de las disciplinas científicas; para evitar la centralización de la ciencia; para que la investigación científica sea usada como eje para el desarrollo de México. Porque no existe ninguna nación que pueda avanzar y transformarse sin la ciencia.

En la marcha estuvieron grandes personalidades que, gracias a su trabajo y esfuerzo, son reconocidos mundialmente, como la doctora en Química, Ana Sofía Varela, galardonada por la UNESCO como una de las 15 científicas jóvenes más esperanzadoras del mundo por sus trabajos para transformar y aprovechar el dióxido de carbono (CO2), como escribió Antimio Cruz Bustamante en su nota publicada en este diario.

También estuvieron Gerardo Herrera Corral, físico líder del equipo que trabaja en el acelerador de partículas en Ginebra, y el biólogo evolucionista y divulgador de la ciencia, el doctor Antonio Lazcano, quien fundó el curso y el laboratorio de Origen de la Vida en la UNAM.

Las otras decenas de personas que participaron trabajan para mejorar la calidad del aire y agua; para proteger y salvar ecosistemas; para combatir enfermedades y disminuir la tasa de mortalidad.

Estos héroes con bata blanca alzaron la voz y se manifestaron para exigir más oportunidades, más apoyos, más desarrollo, más conciencia, más cultura, más conocimiento y menos fuga de cerebros. La movilidad y el intercambio académico siempre son necesarios, pero también es importante que los científicos tengan la opción de regresar y desarrollar lo aprendido. Que toda ciencia reciba apoyo y que pueda existir una participación plural de la comunidad científica.

Más gasto en ciencia significa mayor inversión en mejorar las condiciones actuales y en fortalecer las disciplinas que también generan conocimiento y reflexiones acerca del mundo actual.

Es necesario y urgente que los salarios de los investigadores, profesores y científicos y las becas para los estudiantes sean transparentes, suficientes y sobre todo dignos, como ellos exigen. No puede haber ningún tipo de prejuicio sobre los proyectos que se proponen, debe existir pluralidad tanto para los que atienden cosas prácticas como para los que trabajan con cuestiones mucho más teóricas o reflexivas.

En el Foro Consultivo Científico y Tecnológico, en marzo, se propusieron ejes fundamentales como una inversión mínima del uno por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) del país para que pueda  existir en adecuadas condiciones la investigación científica y tecnológica; descentralizar las actividades de ciencia y tecnología, tomando en cuenta modelos con impacto regional y estatal; vincular el desarrollo de conocimiento y tecnología en el sector, y generar estrategias con perspectivas de género.

Lo retomo porque es necesario escuchar a los científicos e investigadores del país. Hay consignas que no pueden ser ignoradas. A AMLO le toca escucharlas, atenderlas e implementarlas en el futuro. Más ciencia, por favor.

 


Twitter: @wendygarridog
Correo: wengarrido@gmail.com

 

 

 

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -