Bienestar


María Trinidad, un desafío para médicos del IMSS que fue superado

“Gracias a Dios por habernos puesto en estos momentos a personas tan capaces como los doctores, las enfermeras, que siempre estuvieron al pendiente, ellos fueron unos ángeles para mí”, externó la paciente

María Trinidad, un desafío para médicos del IMSS que fue superado | La Crónica de Hoy

imss.gob.mx

María Trinidad fue un desafío médico para trabajadores del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), en el estado de Nuevo León, debido a que la paciente no respondía favorablemente al tratamiento y su estado de salud llegó a una fase crítica.  

 

La paciente tuvo que permanecer 14 días intubada por COVID-19, por lo que después de todos estos días, despertar fue un milagro gracias al personal médico y de enfermería que durante la etapa crítica de esta enfermedad se convirtieron en sus “ángeles”.  

 

Para médicos del Hospital Santa Cecilia, operado en comodato por el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Monterrey, Nuevo León, el caso de María Trinidad fue un verdadero desafío, ya que no respondía favorablemente al tratamiento inicial con mascarilla de oxígeno, por lo que necesitó intubación.  

 

Aunado a lo anterior, órganos como el riñón e hígado también se vieron afectados, lo que ponía en peligro la vida de la mujer de 35 años de edad.  

 

El Coordinador Médico del turno matutino, doctor Edgar Adán Ramos Niño, informó que “a los tres días de haber ingresado, la paciente desarrolló un cuadro de franco deterioro respiratorio que ameritó una intubación temprana y electiva”.  

 

“Los días consecutivos fueron los más críticos, porque empezó a manifestar alteraciones a nivel renal y hepático. No lográbamos ver mejoría a pesar del manejo en parámetros máximos”, agregó.  

 

Sin embargo, la constancia y el manejo conjunto del Equipo de Respuesta COVID permitieron llevar a la paciente a una evolución exitosa: “Pudimos extubarla y después mantenerla en forma satisfactoria”, externó el especialista de Medicina Interna.  

 

Al ser dada de alta, María Trinidad manifestó: “Recuerdo que llegué al hospital, pero no cómo entré. Hasta que desperté me di cuenta de que fui un caso difícil para los médicos”.  

 

La paciente también agradeció las videollamadas que el personal le facilitó para que pudiera comunicarse con su esposo y sus hijas, con quienes por fin se reunirá.  

 

“Gracias a Dios por habernos puesto en estos momentos a personas tan capaces como los doctores, las enfermeras, que siempre estuvieron al pendiente, ellos fueron unos ángeles para mí”, externó visiblemente emocionada de haber salvado la vida y poder volver al hogar con los suyos.  

Comentarios:

Notas Relacionadas:

Destacado:

+ -