Escenario


Marioneta: entre el amor, el fracaso y la violencia… en el Metro

Entrevista. El actor Rafael Ernesto protagoniza el más reciente filme de Álvaro Curiel, que llega este fin de semana a las salas comerciales

Marioneta: entre el amor, el fracaso y la violencia… en el Metro | La Crónica de Hoy

El actor cubano ha formado parte de series como Amor sin reserva o El Chema. Cortesía MM AGENCY

Después de su participación en el Festival Internacional de Cine en Guadalajara (FICG), el año pasado, la película Marioneta del director Álvaro Curiel, llegará el próximo 17 de enero a las salas comerciales, convirtiéndose en uno de los primeros estrenos nacionales del año.

La cinta, que narra la historia de Ernesto (interpretado por Rafael Ernesto), un actor cubano que decide probar suerte en México, donde queda varado en la gigantesca ciudad al fracasar en su intento por lograr un protagónico en una importante obra de teatro. Ante la disyuntiva de volver a su tierra natal derrotado, conoce fortuitamente en el Metro a Belén (interpretada por la actriz Fátima Molina), actriz espontánea que cuenta historias a cambio de unas monedas. Encuentro que cambiará sus vidas. El destino les tiene preparado un encuentro inesperado en el subterráneo mundo del Metro, pues nos revela una parte de su lado más oscuro.

“Hacer una película de estas características en la Ciudad de México es muy complicado, más allá de que sea una historia de amor en el Metro, también hablamos de trata de personas y de una ciudad muy complicada”, comentó el director Álvaro Curiel, quien asegura que la realidad siempre superará a la ficción.

Es una visión que comparte el actor cubano, Rafael Ernesto, quien debuta en el cine mexicano como protagonista: “Creo que el venir de otro lado siempre es complicado, pero justamente llegué en una historia que tiene que ver con el alojamiento que le dan los mexicanos a todos los foráneos”, expresó en entrevista con Crónica.

Ernesto es un actor cubano que decide probar suerte en México en una importante compañía de teatro. Al no tener éxito en su intento de conseguir el papel principal, queda varado en la Ciudad de México, y esa misma vida lo lleva a conocer a Belén, quien es una artista callejera que desconoce que su talento es la vía para conquistar su libertad.

“Todos los que somos actores, siempre en algún momento de nuestra carrera nos hemos enfrentado a un ‘no’ de respuesta, y eso es un motivo para ir en busca de nuevas oportunidades, no podemos parar todo porque alguien nos rechazó o porque la oportunidad que esperábamos no se dio”, aseveró.

“Cada proyecto o personaje llega en el momento exacto, y se vuelve más complicado cuando vienes de un lugar donde no se produce tanto cine o series, ése es el caso de Cuba, y llegas a una ciudad como ésta, en la que se producen cientos de proyectos al año. La forma de producción, hablando de una cuestión de trabajo, es mas o menos la misma, pero en Cuba no existe un mercado tan grande, se produce una o dos películas, el volumen no se compara con lo que se hace aquí. No existen tantas restricciones para hacer cine o series, o cualquier cosa que tenga que ver con la televisión, por eso es que venimos en busca de nuevas oportunidades”, añadió.

Señaló que muchos de los extranjeros se dedican a buscar oportunidades en México, mientras que los que viven en este país salen en busca de nuevos caminos. Una perspectiva que ha comprobado desde inicios del 2012, que llegó a vivir a la ciudad.

Marioneta refleja un momento importante en su carrera, ya que es un proyecto que, sin planearlo, llegó a él en el momento que más lo necesitaba: “Una de las principales características del público mexicano, es su gran bondad a la hora de arropar a otras personas o si de ayudar en cualquier sentido se trata”, mencionó.

La película se convierte en el reflejo de una de las miles de historias que ve pasar el Metro de la CDMX, que nos muestra su lado oscuro y que puede funcionar como un gancho para conectar con los espectadores:

“El Metro es un transporte que usan millones de usuarios al día, es un arma que te conecta en cualquier parte dentro de la capital. Es una herramienta indispensable para cada una de las personas que radican aquí, creo que es el mejor escenario que pudimos tener para contar una historia”, contó.

Además de estar tan cerca de la gente y de poder convivir durante el periodo de grabación con el entorno de las historias que se viven a diario en este transporte, Ernesto mencionó que fue una lección de vida el poder conocer a personas que incluso pasan más tiempo en el Metro que con sus familias.

Compartió que la película también alienta a reflexionar por qué muchas veces por la prisa, la gente no pone atención a todo lo que acontece: el hecho de subirse a un vagón, el proceso de estar en espera que llegue el servicio, de todos aquellos vendedores ambulantes, quienes se suben a pedir una moneda y más, todos y cada uno de ellos, también tienen historias que contar; en esos rincones también puede surgir el amor:

“Uno nunca sabe en qué momento puedes conocer al amor de tu vida, pero también quién pueda cambiarla en otros sentidos. Vivimos prácticamente 24 días de filmación en el Metro, y me cuestionaba mucho sobre todo lo que acontece debajo de las banquetas que pisamos”, concluyó.

Esta nueva producción se estrenará este 17 de enero con más de 100 copias en la Ciudad, para luego expandirse a Monterrey y Guadalajara.

Comentarios:

Destacado: