Opinión


Martes 13

Martes 13 | La Crónica de Hoy

“Me opongo a toda superstición,
sea musulmana, cristiana, judía o budista.”
Bertrand Russell

 

Es muy común escuchar que el martes 13 es día de mala suerte, y se señala reiteradamente por el común de la gente que no se deben iniciar en esta fecha empresas que representen algún riesgo, pues se cree que estos días no son propicios y que no dan un buen augurio.

El número 13 representa por sí mismo un mal agüero y se asocia a todo tipo de males. Las leyendas nórdicas hablan de 13 espíritus del mal; 13 comensales en una mesa es de pésimo pronóstico; la venida del anticristo y la bestia aparecen en el capítulo 13 del Apocalipsis; en el Tarot ese número se relaciona con la muerte.

Por lo que hace al día martes, éste tomó su nombre de Marte, el terrible Dios de la Guerra, en la mitología romana (Ares en la mitología griega). Según los gnósticos y los astrólogos, el martes es un día regido por el planeta rojo, sinónimo de destrucción, violencia, sangre, muerte y mala suerte.

Una leyenda dice que fue en un martes trece cuando se produjo la confusión de lenguas en aquella mítica Torre de Babel... quizá por ello se le ha considerado un día sombrío. Todos conocemos los dichos populares que ahondan en la materia “el martes 13 ni gallina eches, ni hija cases”, etcétera; además de las supersticiones de no tener trece invitados en la casa y mucho menos en la mesa, de no cortarse las uñas ni el pelo en ese día porque trae mala suerte y crecerán anormalmente.

Hay quienes afirman, con abundante acopio de conocimientos esotéricos, que si se sale a la calle en este día, debe uno ponerse la ropa interior al revés para evitar un maleficio. Otras formas seguras para exorcizar las “malas energías” son el uso de ajo u ojo de venado, portar las estampitas milagrosas de San Miguel Arcángel que venden en los templos, o si lo prefiere, el supersticioso puede dedicarse a la oración para apartar la desgracia y la mala fortuna.

Lo que es un hecho, es que la superstición en ocasiones es la directriz de la vida de los que creen en ella. De manera que, como efectivamente se cree que el día de hoy es de mala suerte, la mayoría de los supersticiosos tendrá mala suerte, es decir no están adivinando un futuro sino que lo están creando.

Por lo pronto, invito a los amables lectores a metamorfosear, a cambiar, a transmutar este martes para que sea el mejor de todos sus días, hasta la próxima.

 

*Coordinador del Grupo Parlamentario del PRD en el Congreso de la Ciudad de México

Twitter: @jorgegavino

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -