Academia


Matemáticas y física ayudan a proteger la vista de diabéticos: Sabino Chávez

La Teoría de los Haces Exóticos fue creada por Sabino Chávez pero durante cuatro años fue rechazada hasta que obtuvo aceptación.

Matemáticas y física ayudan a proteger  la vista de diabéticos: Sabino Chávez  | La Crónica de Hoy

El científico mexicano Sabino Chávez Cerda ha recibido numerosos reconocimientos internacionales a lo largo de treinta años por sus aportaciones para entender uno de los fenómenos más complejos de la naturaleza: la luz. Este año, junto con uno de sus graduados y otros colaboradores de México e Inglaterra, presentó un modelo que reproduce con gran precisión el funcionamiento del lente flexible localizado detrás del iris del ojo humano: el cristalino. Este trabajo fue reconocido como una de las  investigaciones más importantes en óptica del año 2020 por la revista Optics and Photonics News.

Ahora, en conversación para los lectores de Crónica, el investigador del Instituto Nacional de Astrofísica, Óptica y Electrónica (INAOE) dice que todos los mexicanos deben saber que la ciencia está mucho más cerca de su vida cotidiana de lo que ellos imaginan pues, por ejemplo, sus estudios servirán para cuidar mejor la vista de personas con diabetes.

“Digamos que yo estudio la luz y cómo viaja la luz. He podido hacer aportaciones importantes porque aunque uso la física y las matemáticas que todos usan, he hecho nuevas interpretaciones que al principio fueron rechazadas y con más evidencia terminaron por ser aceptadas”, dice el hombre que creó la Teoría de los Haces Exóticos, por la que fue premiado en 2013 por la Optical Society of America (OSA), que es la organización más prestigiada del mundo en este campo y la que lo nombró miembro Fellow. 

“Mi trabajo reciente con los lentes de los ojos humanos comenzó de una manera interesante pues hace años unos cirujanos oftalmólogos de Puebla nos invitaron a organizar un seminario sobre cómo viaja la luz pues contaban con equipos para realizar cirugías láser, pero tenían dudas sobre el tema de aberraciones. Entonces me di cuenta de que lo que estábamos investigando sobre haces podría servir mucho a la salud”, narra Chávez Cerda, quien desde la infancia ha vivido en muchas ciudades de México y el extranjero y afirma de una de las cosas que más disfruta es mirar el sol al atardecer en las costas del Pacífico mexicano.

“Yo nací en Celaya, Guanajuato, pero mi papá era ingeniero agrónomo y tuvimos que mudarnos muchas veces. Así que en la infancia y juventud viví en Nayarit, Veracruz, Guanajuato y la Ciudad de México”, narra el físico y doctor en ciencias que también ha realizado investigaciones en Inglaterra, China, Brasil y Estados Unidos.

 PREGUNTAS COMPLEJAS. La luz es la parte de la radiación electromagnética que puede ser percibida por el ojo humano y que tiene un comportamiento complejo porque está formada por fotones, que tienen la dualidad de ser onda y partícula sin masa. El campo de la ciencia que estudia la luz es la óptica y se ha diversificado tanto que hoy se puede comparar con un árbol con ramas muy diversas que incluyen al estudio de la fibra óptica, el uso de luz láser, la óptica no lineal y muchas otras.

“Por ejemplo, la óptica física trata de entender cómo viaja la luz y cómo cambia cuando se le pone una obstrucción o una lente. Todos hemos visto que un disco compacto o CD genera un arcoíris cuando se pone frente a una fuente de luz. Esto se debe al fenómeno físico que se llama difracción, al igual que los hologramas. Ahí lo que ocurre es que se abre la luz y eso es uno de los muchos fenómenos que estudiamos”, detalla el investigador del INAOE cuyos trabajos, individuales y en equipo, promedian alrededor de 4 mil citas en cuatro de las principales bases de datos de artículos científicos: Web of Science (WoS), Scopus, Research Gate y Google Scholar.

Su largo recorrido académico tiene como fundamento su licenciatura en la Escuela Superior de Física y Matemáticas (ESFM), del Instituto Politécnico Nacional. Posteriormente obtuvo el grado de Maestro en Ciencias en el Centro de Investigaciones en Óptica (CIO), en León, Guanajuato, y su Doctorado en Ciencias en Inglaterra, en el Imperial College of Science, Technology and Medicine.

La historia de cómo creó la Teoría de los Haces Exóticos requiere un texto amplio y separado, pero vale la pena contar que partió de unos reportes hechos en los años 80s por la Universidad de Rochester que afirmaba que era posible crear haces de luz que no se abrían o que no presentaban difracción. Eso causó revuelo porque violaba leyes de la física y las matemáticas. Cuando el mexicano quiso estudiar el tema sus propios tutores ingleses le decían que no creían en esos temas. Él estudió muchísimas horas, días, y meses muchos libros, realizando cálculos sobre el tema hasta que encontró la solución a lo que no se entendía: los haces de luz que no se abrían no eran haces sino aparentes haces resultado de un fenómeno llamado interferencia.

“Cuando propuse esta teoría me la rechazaron por cuatro años. Una y otra vez rechazaban mis artículos y yo los mejoraba y los mejoraba hasta que ya no hubo argumento para rechazarlos”, cuenta el profesor que dice que desde joven ha atesorado dos actividades que practicó muchos años y que le aportaron amor por la disciplina y la libertad: las artes marciales y la danza regional.

Ahora, cuando ha recibido galardones como el premio anual de la European Optical Society y el reconocimiento de “Investigador Visitante Extranjero de Excelencia” por parte del Gobierno de China, también presume a sus alumnos graduados; hoy científicos que tienen membresía del Sistema Nacional de Investigadores (SNI).

“La virtud humana que más valoro es la honestidad”, dice el profesor, esposo y padre de dos hijos adultos ya profesionistas y dos gemelos de 13 años de edad. “A lo largo de mi vida y mi experiencia profesional he encontrado personas que, por falta de honestidad, impiden que se avance por la dirección correcta. Por eso sé que cuando hay honestidad se puede avanzar y todos pueden crecer mucho”, dice el hombre que recuerda el día que su mamá lo llevó a una nueva primaria en Tepic donde fueron groseros con ambos. “Ella me dijo, ‘sé lo mejor que puedas’, y ahí me volví bueno para las matemáticas”, compartió con las personas que leen Crónica.

Comentarios:

Destacado:

+ -