Academia


México, en la batalla contra la industria por un etiquetado frontal efectivo

El sector de los alimentos procesados utilizará todos sus trucos y lo intentará todo para frenar este tipo de políticas, señala el experto internacional Boyd Swinburn. En Chile lo lograron después de una década, dice.

México, en la batalla contra la industria por un etiquetado frontal efectivo | La Crónica de Hoy

De acuerdo con los expertos, el etiquetado de advertencia es el más entendible para la población. Éste fue aprobado recientemente en Chile, el primer país que lo implementa. (Foto: Isaac Leonardo Torres)

La pregunta “¿qué hay que hacer para prevenir la obesidad y la diabetes en el mundo?” tiene varias respuestas respaldadas por el conocimiento científico más actualizado. Esas recomendaciones son provistas por la Organización Mundial de la Salud (OMS), la autoridad internacional donde todos los países convergen y las aceptan; las naciones votarán y ratificarán esas recomendaciones, pero no las aplicarán finalmente. Si se tienen las respuestas para acabar con estas epidemias mundiales, el principal problema de salud pública en México, ¿por qué el problema persiste?, ¿por qué no se aplica este conocimiento?

De acuerdo con Boyd Swinburn, profesor de la Universidad de Auckland (Nueva Zelanda) —considerado uno de los investigadores más destacados en el mundo en políticas para enfrentar la obesidad—, esto se debe a las acciones de la industria de los alimentos; la falta de el liderazgo de los gobiernos para llevar a cabo las políticas necesarias, lo cual se relaciona con actos de corrupción o conflicto de interés; así como por una falta de presión social y demanda de acción.

El también copresidente de la sección de Política y Prevención de la World Obesity Federation y copresidente de la Comisión de Obesidad de The Lancet, enfatizó que en este último factor se encuentra el “gigante dormido y fuerza disruptiva que generará el cambio”. La región latinoamericana es el laboratorio donde el mundo tiene puestos los ojos, primero México y los resultados de la aplicación de impuestos a las bebidas endulzadas y ahora Chile, después del éxito en la implementación de un etiquetado de productos entendible para la población.

Swinburn se encuentra en México para aprender de las experiencias exitosas y avances en el desarrollo de políticas públicas encaminadas a las regulaciones que proporcionen un ambiente alimenticio saludable. Hoy se reunirá con especialistas del Instituto Nacional de Salud Pública en el simposio La Sindemia Global de Obesidad, Desnutrición y Cambio Climático: Reporte de la Comisión Lancet.

Durante una conferencia en un hotel del Centro Histórico, convocada por la Alianza por la Salud Alimentaria, el experto puntualizó que en el mundo no hay ningún caso exitoso de referencia que ejemplifique cómo acabar con la obesidad. Las experiencias para lograrlo aún están en proceso, pero de lo que están seguros los especialistas, dijo, es que una sola medida o política por sí misma no podrá resolver todo el problema.

En política pública se necesita  un paquete de, al menos, cuatro medidas documentadas si es que se aspira a tener una oportunidad de combatir la obesidad: los impuestos a bebidas y alimentos chatarra, etiquetados entendibles que alerten a la población sobre el riesgo de su consumo, regulación de publicidad dirigida a niños y la disponibilidad de alimentos saludables en las escuelas. “México está ahí, en ese proceso”.

Es Chile, México y Latinoamérica, añadió, la región líder del mundo que enfrenta la epidemia de la obesidad y enfermedades no trasmisibles que genera, lo cual implica enfrentar a la industria, la cual, de acuerdo con la organización Centro para la Ciencias de Interés Público de EU, entre 2009 y 2016 gastó alrededor de 100 millones dólares en EU para combatir las políticas de impuestos en las bebidas endulzadas, lo que da una idea de su poder económico. Es por ello que Latinoamérica es “un poderoso ejemplo para el resto de la humanidad”. En el caso de Chile, enfatizó, la industria sabe que el etiquetado que implementaron tiene mucha fuerza, “es por ello que lo están combatiendo intensamente y la misma razón por la cual se libran grandes batallas en México”.

Si bien, dijo, no se sabe con certeza cuál será la estrategia de la industria, lo más probable es que “utilice todos sus trucos y lo intentará todo, como deliberar las políticas públicas a puerta cerrada con gobernantes y políticos (lo cual ya sucedió en sexenios anteriores). De ahí escalarán su discurso, como señalar que va en contra de las políticas de libre mercado, que generará problemas y pérdidas económicas, pérdida de trabajos, bla, bla, bla… (de lo cual también ya se tiene registro). Esto ya sucedió en Chile y pasó una década para que se implementara el etiquetado actual; ustedes (México) pueden aprender de esta experiencia también y hacerlo mejor y más rápido”.  

GIGANTE DORMIDO. A principios del año, la Comisión de Obesidad de The Lancet publicó el informe La Sindemia Global de Obesidad, Desnutrición y Cambio Climático, que establece estos tres problemas como parte de un mismo reto para la salud de la humanidad y del planeta. Los tres tienen un origen en común: el actual sistema de alimentación, puntualizó Swinburn, y si bien las políticas públicas serán fundamentales para cambiarlo, de ello dependerá también que el gigante del que habla, despierte. 

“Debemos de unirnos globalmente, entre los grupos que combaten la obesidad y la desnutrición, pero también con aquellos que lo hacen por contrarrestar el cambio climático; todos tienen en común estar determinados por el sistema alimentario”. En escuelas de EU y Europa, ejemplificó, ya hay manifestaciones encabezadas por los niños contra el calentamiento global y la extinción, forzando a que los políticos y los adultos aborden estos problemas con seriedad. “La unión con otros grupos nos dará una voz más poderosa”.

La línea sobre la que subyacen estos problemas, enfatizó, es la transformación del sistema alimentario, que se debe enfrentar de forma integral y no desde las orillas. “Tenemos el poder para cambiar este sistema en esta generación para el beneficio de las próximas. Ésa es la narrativa que despertará al gigante dormido, donde toda la sociedad civil comparta una historia en común”.

Comentarios:

Notas Relacionadas:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -