Academia


México no debe alertarse, por ahora, por contagios de coronavirus: expertas

De acuerdo con lo que se sabe de otros coronavirus, la infección es más probable entre adultos y los más vulnerables son aquellos arriba de los 60 años. Se transmite con menos éxito que la influenza, dicen académicas de la UNAM.

México no debe alertarse, por ahora, por contagios de coronavirus: expertas | La Crónica de Hoy

Rosa María Wong Chew y Guadalupe Soto Estrada son especialistas de la FM de la UNAM.

En México no hay riesgos importantes por contagio del coronavirus (2019-nCoV) originado en la ciudad de Wuhan, China, señalaron especialistas de la Facultad de Medicina de la UNAM. “Por el momento no hay por qué alarmarse”, dijo en conferencia Rosa María Wong Chew.

Aunque ya se ha secuenciado el genoma del nuevo virus —que podría tener un origen zoonótico—, los reportes son muy recientes y se sabe poco de éste. Sin embargo, otro tipo de coronavirus conocidos son la referencia existente para prever su transmisión y desarrollo. “Estamos en estado de alerta, previo a que ocurra algo, pero no estamos en situación de emergencia”, dijo por su parte Guadalupe Soto Estrada.

Las especialistas recordaron que, como en la mayoría de las enfermedades por virus, no hay un tratamiento y el desarrollo de vacunas es muy tardado, debido a que evolutivamente estos organismos mutan constantemente.

“La infección por coronavirus ocurre rara vez en seres humanos, pero las personas contagiadas presentan fiebre, tos, problemas un vías respiratorias y en ocasiones neumonía, lo cual no es frecuente”, añadió la epidemióloga. Dijo que, de acuerdo a los parámetros de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), actualmente debemos investigar a las personas con estos síntomas y que evolucionen a una infección severa y que tenga antecedentes de haber viajado a Wuhan o haber estado en contacto con una persona que haya estado bajo investigación por probable caso.

De acuerdo a información recopilada de otros coronavirus, señalaron, se ha observado que el periodo de incubación en su conjunto es de entre uno y nueve días, con una duración es de entre seis y hasta 18 días; es contraída en alrededor del 80 por ciento por adultos con una media de 45 años y la mayor parte de las personas que fallecen tienen por arriba de 60 años. La enfermedad empeora cuando hay enfermedades base o comorbilidades como la diabetes. Por otra parte, dijeron que el mayor número de muertes asociadas por coronavirus se debe a una atención tardía, alrededor de cinco días después de haber contraído la enfermedad.

Las expertas explicaron que el antecedente, con base en otros coronavirus, es que su transmisión de persona a persona es limitada e incluso menor que la influenza, la cual es a su vez más riesgosa. Recordaron que hasta ahora —ayer— no se habían confirmado casos de contagio en el país.

2003, CUANDO CHINA CALLÓ. Soto Estrada refirió que las autoridades chinas han tomado desiciones importantes para contener la enfermedad —la cuarentena de todo Wuhan—, que tendrán consecuencias económicas y sociales que valdrán la pena para contener la enfermedad. Las medidas sanitarias distan mucho a las del 2003, cuando China ocultó la aparición de casos de SARS y dificultó su contención.

Por otra parte, dijo que en México los centros de salud se deberían encontrar informados ya sobre los diagnósticos y tratamiento de apoyo que se deben aplicar de ser el caso. Refirió que si bien hay una comunicación entre investigadores con las autoridades sanitarias del país, la colaboración y comunicación se pueden mejorar. Agregó, que la aparición de influenza AH1N1 en México dejó muchos aprendizajes y el país está más preparado para un brote que hace una década.

Sobre la falta de especialistas, dijo que en 1985 se inició la especialidad de Epidemiogía, de donde egresan a alrededor de 30 especialistas por año, lo cual es poco, además de no ser una especialidad demandada. “Sin embargo, las nuevas tendencias apuntan a que cada vez hay más gente interesada en estudiar epidemiología; ¿cuántos  expertos hay en México? No lo sé, si consideramos a los estudiantes que están en formación serían suficientes para enfrentar una emergencia”.

Finalmente, las expertas enfatizaron a la población mexicana a no alertarse y a mantenerse informados y seguir las medidas para prevenir infecciones por enfermedades como la influenza, además de no automedicarse y acudir al médico.

Soto Estrada recordó que este nuevo brote está lejos de ser el último, puesto que esta mutación de los virus es, hasta cierto punto, algo habitual a lo largo de la historia biológica. “Debemos adaptarnos a ello, porque es parte de la evolución —nosotros mismos no habríamos evolucionado sin los virus—; además no debemos hacer caso de información falsa  y causar pánico”.

RECOMENDACIONES Y PRECAUCIONES. Personas que viajan a provincias de China, donde se registra la mayor cantidad de casos del nuevo coronavirus 2019 (2019-nCoV), son las que están en mayor riesgo de contagio, por lo que la Clínica de Atención Preventiva del Viajero (CAPV) de la UNAM recomienda extremar precauciones al visitar Asia Oriental e Insular.

El también llamado virus de Wuhan o neumonía de Wuhan se contagia al visitar secciones de venta de animales en mercados, al estar en contacto directo con animales de corral en áreas rurales; al manipular productos y/o artesanías derivados de animales, como caparazones y pieles, y al consumir carne mal cocida, alerta la entidad universitaria.

La entidad universitaria recuerda que no existe vacuna ni tratamiento disponible para este nuevo subtipo de virus, por lo que aconseja a los viajeros acudir a la Clínica de Atención Preventiva del Viajero (Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, terminal dos, ­http://clinicadelviajero.com.mx/) con tres o cuatro semanas de anticipación, para conocer las medidas sanitarias.

Ante la alerta por la probable infección de este virus, la CAPV de la UNAM recomienda, particularmente a las personas en riesgo:

— Lavarse frecuentemente las manos con agua y jabón, pues las gotas que se emiten al estornudar, toser o hablar pueden permanecer en las manos, dando al virus la posibilidad de sobrevivir.

— Mantener la higiene nasal, y al toser o estornudar cubrirse boca y nariz con un pañuelo o flexionando el codo.

— Evitar el contacto con personas enfermas de las vías respiratorias, y el contacto directo con animales.

— No acudir a mercados donde se venden animales vivos de corral.

— Consumir alimentos bien cocidos.

 

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -