Mundo


México rompe su doctrina de no injerencia y critica la represión en Ecuador

SRE pide no “criminalizar” a los opositores al presidente Moreno. La ONU llama a los manifestantes a ser pacíficos mientras graves disturbios en Quito obligan al mandatario a regresar desde Guayaquil

México rompe su doctrina de no  injerencia y critica la represión en Ecuador | La Crónica de Hoy

Manifestantes se enfrentan a la policía ayer, en una manifestación en el centro de Quito.

La Secretaría de Relaciones Exteriores mexicana condenó ayer “el uso de la fuerza desmedida por parte del Estado” en la revuelta popular en Ecuador, donde sectores opositores exigen la renuncia del presidente Lenín Moreno a raíz del gasolinazo de la semana pasada.

La cancillería liderada por Marcelo Ebrard hizo un llamado a que se respeten tanto el Estado de derecho como los derechos humanos en Ecuador y pidió diálogo, pero también agregó su preocupación “por la criminalización de actores de oposición, ya que esto no abona en la solución del conflicto”.

Asimismo, en un comunicado, la SRE insistió en su compromiso con el derecho a la libre manifestación”.

Durante sus primeros nueve meses de gobierno, el ejecutivo de Andrés Manuel López Obrador ha mantenido una política de no injerencia en los asuntos internos de otros países de América Latina. Especialmente notorio ha sido el rechazo de la cancillería a denunciar los actos de represión por parte de la dictadura de Nicolás Maduro en Venezuela.

Por ello, la clara denuncia de la represión policial del liberal conservador Moreno en Ecuador marca una ruptura con esta doctrina de no injerencia.

LLAMADO DE LA ONU. Por su parte, Naciones Unidas hizo ayer un llamado a la calma y pidió a los manifestantes opositores que sean pacíficos. Además, inició un primer contacto con los grupos indígenas que lideran las protestas a través de la Conferencia Episcopal ecuatoriana.

GRAVES DISTURBIOS. Entre tanto, Quito vivió una nueva jornada de graves disturbios en su centro histórico. Desde la mañana, diversos grupos opositores marcharon hacia el Palacio de Carondelet, sede del gobierno, pero se encontraron con una fuerte oposición policial. Mientras buena parte de la marcha se mantuvo pacífica, grupos radicales empezaron a lanzar palos y piedras a los agentes, que respondieron con duras cargas y con gases lacrimógenos. En otras partes de la ciudad, los granaderos cargaron sin que antes hubiera provocación de los manifestantes.

RETORNO A QUITO. En medio del caos, y del estado de excepción que impera en Ecuador desde la semana pasada, el presidente Moreno decidió regresar a Quito desde Guayaquil para tratar de controlar la situación. Sin embargo, el gobierno no detalló en qué punto de la ciudad se encuentra el mandatario.

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -