Academia


“México tiene gran diversidad de tiburones, pero sus poblaciones están mermadas”: Dr. Shark

NUESTROS CIENTÍFICOS. Ramón Bonfil es especialista en estudios de tiburones y reconocido a nivel mundial por haber descubierto una migración transoceánica con retorno de tiburones blancos. El científico de la UABC, conocido como “Dr. Shark”, relata que la riqueza en la biodiversidad marina ha cambiado por la sobrepesca y la destrucción del medio ambiente

“México tiene gran diversidad de tiburones, pero sus poblaciones están mermadas”: Dr. Shark | La Crónica de Hoy

En 2005, Ramón Bonfil colocó equipo de localización a 25 tiburones blancos para documentar la migración transocéanica de esta especie. (FOTOS: Heather Fener /Cortesía Ramón Bonfil)

Los mares y lagunas costeras de México albergan una gran diversidad de especies de tiburones. Sin embargo, la imagen negativa que existe sobre estos animales que habitan la Tierra desde hace 400 millones de años ha estimulado su persecución y sobrepesca, hasta el grado de que algunas especies están amenazadas o en peligro de extinción. Así lo explicó a los lectores de Crónica el oceanólogo mexicano Ramón Bonfil, especialista en estudios de tiburones reconocido a nivel mundial por haber descubierto una migración transoceánica con retorno de tiburones blancos, publicada en 2005 en la revista científica Science.

“México está entre los primeros cinco países del mundo en biodiversidad de tiburones y rayas. Tenemos una cantidad de especies enorme, lo que es resultado de nuestra posición geográfica con costas en los océanos Atlántico y Pacífico, además de tener aguas con diferentes temperaturas en zonas tropicales y templadas. A lo anterior se suma que contamos con muchas lagunas costeras, donde las crías se protegen de no ser devoradas por depredadores más grandes. Ahí se refugian, entre las raíces del mangle y las aguas turbias de las lagunas. Antes teníamos muchas zonas así, pero esto ha cambiado por la sobrepesca y la destrucción del medio ambiente, entonces tenemos que evaluar y proteger a estas lagunas para que sigan cumpliendo su función ecológica”, agrega el científico mexicano. 

MAR A LA VISTA. 

Nacido en la Ciudad de México, Ramón Bonfil recuerda que su pasión por el mar surgió a los 8 años de edad, cuando vivió un año con su mamá y su hermana en Coatzacoalcos, Veracruz. En ese puerto, acudía diario al mar a jugar e imaginar aventuras de buceo y combates con animales marinos; inspirado en las historietas de “Tarzán y Chanoc”. Eran los años 60. 

“Por eso, cuando crecí y supe que había una carrera en Ciencias Marinas, que se impartía en Ensenada, no lo dudé y tuve la idea fija de irme a estudiar ahí, a pesar de que el autobús, Tres Estrellas, hacía 48 horas de viaje desde la Ciudad de México. Era toda una odisea”, cuenta el hombre que se tituló como Oceanólogo en la Universidad Autónoma de Baja California (UABC) y posteriormente obtuvo el grado de Maestría en la Universidad de Bangor, Reino Unido, y su Doctorado en la Universidad de Columbia Británica, en Canadá. 

Conocido también como el “Doctor Tiburón” o “Dr. Shark”, Ramón Bonfil es autor de más de 60 trabajos científicos, incluyendo la primera revisión exhaustiva de las pesquerías de tiburones del mundo, elaborada para la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y Agricultura (FAO por sus siglas en inglés). Además, fue co autor de la propuesta técnica que permitió que los tiburones blancos fueran incluidos en el Apéndice II de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES), de Naciones Unidas.

"México está entre los primeros cinco países del mundo en biodiversidad de tiburones y rayas"

“Desde mi primer trabajo con tiburones, en el Instituto Nacional de Pesca (INAPESCA), me di cuenta de que es un grupo fascinante de animales marinos. En los años 70 todavía era un grupo misterioso, con muchísimos problemas de mala publicidad que provoca que se les vea como asesinos que atacan a humanos y son peligrosos, lo cual no es preciso. A mí me encantó el tema y trabajé mucho para generar investigación. Pronto me comenzaron a invitar a dar pláticas a nivel internacional y encontraba muchas cosas novedosas pues había mucho que aprender y muchas cosas que hacer. Con la información que generé en México durante mis primeros cinco años de trabajo me fui a Reino Unido para hacer el posgrado y trabajé en varios países durante 25 años”, comenta el oceanólogo. 

A lo largo de los siguientes años, Bonfil realizó numerosas expediciones marinas, pero también mucho trabajo de gabinete sobre poblaciones de tiburones con matemáticas, estadísticas, datos y modelaje por computadora. Sus grupos de investigación siempre han estado dentro del campo llamado Manejo de Recursos Marinos.

La aportación más reciente de este científico ha sido como fundador y líder de la organización civil Océanos Vivientes. Con su equipo descubrió que el tiburón sierra de dientes pequeños, Pristis pectinata, no está extinto en territorio mexicano como se sospechaba, sino que aún permanece escondido en algunos refugios costeros del Golfo de México. Ese  hallazgo fue publicado el 5 de abril de 2021 en la revista Marine Biology, y fue posible con una nueva técnica llamada estudio de ADN ambiental, en la que colectaron células de tiburón presentes en el agua de lugares donde había testimonios de haberlo observado.

Con su equipo, Ramón Bonfil descubrió que el tiburón sierra de dientes pequeños, Pristis pectinata, no está extinto en  México.

“El interés por estas especies ha crecido a nivel mundial, pero en México todavía no hay plazas para investigadores del tema de tiburones. No ha habido suficiente contratación de nuevos académicos en los últimos años. Hay un estancamiento en la cuestión académica en México desde hace unos diez o quince años, desde mi punto de vista”, dice el científico que  se encuentra temporalmente en Brasil donde impartirá un curso de un semestre en la Universidad Federal de Ceará, en Fortaleza, como Profesor Extranjero Senior.

“En México ha sido tradicional la pesca de tiburón en zonas costeras, tanto para consumo de las comunidades como para venta, por eso tiene doble importancia el estudio de estas especies pues cumplen una función ecológica muy importante y también son un recurso aprovechado por pescadores. México es importante en los ciclos de reproducción y crianza de tiburones, pero los tiburones también son importantes para las comunidades costeras mexicanas. Esa interconexión es lo que yo busco hacer visible con mi trabajo”, concluye el fundador de la ONG Océanos Vivientes.

 

Comentarios:

Notas Relacionadas:

Destacado:

+ -