Opinión


Microbiblia del populismo II

Microbiblia del populismo II | La Crónica de Hoy

AMABLES LECTORES:

 

El populismo quiere tanto a

los pobres, que los multiplica

Mario Grondona

periodista argentino

 

CIUDAD DE MÉXICO.- Es probable que cuando concluya la aventura política de Andrés Manuel López Obrador, si resulta ganador haciendo progresar a México, al menos la gran mayoría de los países latinoamericanos se adherirán a esa corriente; pero si termina perdedor, el populismo se hundirá más que cuando Juan Domingo Perón y su esposa Evita lo sepultaron.., aunque sobrevivió.

Por ello es importante conocer el Decálogo del Populismo, una obra de Enrique Krauze de la que el lunes les entregué la primera parte y hoy les sintetizaré el resto la  transcripción, que dice:

...“6. El Populista alienta el idio de clases. “Las revoluciones en las democracias —explica Aristóteles— son usadas sobre todo por la intemperancia de los demagogos..” El contenido de esa intemperancia” fue el odio contra los ricos; “unas veces por su política (…) y otras atacándolos como clase, (los demagogos) concitan contra ellos al pueblo”. Los populistas latinoamericanos corresponden a la definición clásica, con un matiz: “hostigan a los ricos “los ricos” (a quienes acusan a menudo de ser “antinacionles”), pero atraen a los “empresarios patrióticos” que apoyan al régimen. El populista no busca por fuerza abolir el mercado: supedita a sus agentes y los manipula a su favor.

“7. El populista moviliza permantemente a los grupos sociales. El populismo apela, organiza, enardece a las masas. La plaza pública es un teatro donde aparece “Su Majestad El Pueblo” para demostrar su fuerza y escuchar las invectivas contra “los malos” de dentro y de fuera. “El pueblo”, claro, no es la suma de voluntades individuales expresadas en un voto y representadas por un parlamento; ni siquiera la encarnación de la “voluntad general” de Rousseau, sino una masa selectiva y vociferante que caracterizó otro clásico (Marx, no Karl sino Groucho): “¡el poder para el pueblo!”

“8. El populismo fustiga por sistema al “enemigo exterior”. Inmune a la crítica y alérgico a la autocrítica, necesitado de señalar chivos expiatorios para los fracasos, el régimen populista (más nacionalista que patriota) requiere desviar la atención interna hacia el adversario de fuera…

“… 9. El populismo desprecia el orden legal. Hay en la cultura política iberoamericana un apego atávico a la “ley natura” y una desconfianza a las leyes hechas por el hombre. Por eso, una vez en el poder (como Chávez), el caudillo tiende a apoderarse del Congreso e inducir la “justicia directa” (“popular”, “bolivariana”), remedo de una Fuenteovejuna que para los efectos prácticos, es la justicia que el propio líder decreta…

“10 El populismo mina, domina y, en último término, domestica o cancela las instituciones y libertades de la democracia.

El populismo abomina de los límites a su poder, los considera aristocráticos, oligárquicos, contrarios a la “voluntd popular”. En el límite de su carrera, Evita buscó la candidatura a la vicepresidencia de la República. Perón se negó a apoyarla. De haber sobrevivido, ¿es impensable imaginarla tramando el derrocamiento de su marido? No por casualidad, en sus aciagos tiempos de actriz radiofónica, había representado a Catalina la Grande. En cuanto a Chávez, llegó a declarar que su horizonte mínimo seria el año 2020.”

Hasta aquí este Decálogo del Populismo, de nuestro escritor Enrique Krauze. Si ustedes pensaron en un personaje actual, mexicano llamado Andrés Manuel López Obrador, no exageraron. AMLO va por todo lo que han leído, populistamente hablando…

 

Internet: m760531@hotmail.com

Facebook: Leopoldo Mendívil

Twitter: @Lmendivil2015

Blog: leopoldomendivil.com

Comentarios:

Destacado:

COLUMNAS ANTERIORES

LO MÁS LEÍDO

+ -