Opinión


Miguel Herrera

El llamado “piojo” terminó hundido por las expectativas que despertó la llegada del expuma Nico Castillo. Y el jugador recién desempacado de europa pudo pisar la cancha del Azteca nuevamente, pero sólo para ver los goles dos y tres en su propia portería. Así, el entrenador americanista no tuvo más remedio que tragarse una dolorosa derrota cuando su equipo estaba preparado para festejar una victoria ostentosa, dedicada a su nueva y polémica contratación.

Miguel Herrera | La Crónica de Hoy

El llamado “piojo” terminó hundido por las expectativas que despertó la llegada del expuma Nico Castillo. Y el jugador recién desempacado de europa pudo pisar la cancha del Azteca nuevamente, pero sólo para ver los goles dos y tres en su propia portería. Así, el entrenador americanista no tuvo más remedio que tragarse una dolorosa derrota cuando su equipo estaba preparado para festejar una victoria ostentosa, dedicada a su nueva y polémica contratación.

Comentarios:

Destacado:

COLUMNAS ANTERIORES

LO MÁS LEÍDO

+ -