Opinión


Millennials, ¿generación de cristal?

Millennials, ¿generación de cristal? | La Crónica de Hoy

Los millennials no sólo somos esa generación hiperconectada, frívola, ególatra, que comparte memes y videos de perritos y gatitos; que está más preocupada por su Instagram que por la realidad social. No somos la peor generación como han escrito muchos boomers. Ni mucho menos nos falta compromiso social o vinculación con el pasado.

No somos una generación de cristal por visibilizar, luchar y exigir. No somos una generación de cristal cuando, ante un hecho lamentable, como el aparente suicidio de Fernanda Michua Gantus, alumna de Derecho y Relaciones Internacionales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) nos unimos para exigir a las universidades ser más flexibles, contar con asesoría psicológica y atender las necesidades del alumnado.

Somos una generación que se está replanteando los valores e ideas de otras generaciones anteriores, principalmente las de los boomers. Somos una generación que busca y experimenta. Somos una generación que está enfrentando crisis y adversidades laborales, climáticas y de movilidad social.

¿Cultura del esfuerzo? Los boomers crecieron en un ambiente totalmente distinto. Una gran parte de esa generación que estudió una carrera universitaria, al salir encontró un trabajo mejor remunerado que la de una persona que sólo tiene un oficio o la preparatoria. Fueron los que tuvieron cambios más visibles en su movilidad social en comparación con sus padres u otras generaciones.

Los boomers instauraron ideas y valores alrededor del trabajo, porque tenían seguro social, prestaciones y una jubilación asegurada. Creyeron en la cultura del esfuerzo porque funcionaba para ellos. Sólo tenían que aplicar una serie de pasos para lograr ciertos objetivos.

El mundo boomer es vertical. Escalaron y llegaron a sus objetivos. Y aunque tuvieron su ruptura generacional, el sistema los absorbió y les dio un buen empleo para que dejaran las cosas como siempre funcionaban.

Los millennials no tenemos nada de eso. Lo perdimos. No tenemos ninguna garantía laboral, podemos pasar 10 años en una empresa y encontrarnos con un contrato outsourcing, que nos niega nuestra antigüedad, prestaciones, y por supuesto no tendremos jubilación.

Vivimos con roomies, somos freelance o inventamos la economía colaborativa ante las precariedades laborales y sociales.

Vivimos en una crisis climática que los principales líderes del mundo quieren ignorar para no replantearse los modelos de producción que han hecho que ahora todo esté contaminado.

Somos una generación que creemos en la estructura horizontal, porque la vertical ya no funciona. Estamos buscando nuevas formas de protesta social, estamos cuestionando lo que nos enseñaron, qué de eso funciona ahora y qué no funciona. 

Los millennials  cuestionamos, visibilizamos y denunciamos el machismo, la homofobia, el racismo, la xenofobia, la crisis climática y la explotación animal. No porque seamos una generación que todo nos ofende. No. Porque nos dimos cuenta que muchísimas personas estaban y están sufriendo ante valores e ideas propagadas por un sistema hostil, cerrado y que buscaba la homogenización de las personas.

Vivimos en un mundo sin certeza. Un mundo que tenemos que reconstruir de distintas perspectivas y miradas para las próximas generaciones. Ése es nuestro reto. ¿Entiendes, boomer? Ok, boomer.

 

Twitter: @wendygarridog
wengarrido@gmail.com

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -