Opinión


Mitos y realidades del Proyecto Chapultepec

Mitos y realidades del Proyecto Chapultepec | La Crónica de Hoy

Los gobiernos federal y local confirmaron, la semana pasada, el inicio del proyecto más importante del sexenio para los habitantes de la Ciudad de México. 

Me refiero al megaproyecto “Bosque de Chapultepec: naturaleza y cultura”, el primer intento por unir, restaurar y recuperar en su totalidad el pulmón que más oxigena la ciudad y el parque urbano más popular del país: cada año lo visitan alrededor de 15 millones de personas.

La idea surgió de la profunda convicción del Presidente, Andrés Manuel López Obrador, de que Chapultepec es de todos los mexicanos. 

Esa visión la confirmó desde el día 1 de su gobierno, al abrir las puertas de lo que fuera la elitista Residencia Oficial de Los Pinos, a todos los mexicanos y convertirla en museo público.

No olvidemos que, en agosto de 2002, cuando fue jefe de gobierno, el mismo López Obrador ciudadaniza la toma de decisiones sobre el Bosque de Chapultepec al crear su Consejo Rector.

Sus miembros son reconocidos representantes de la sociedad y provienen de instituciones privadas, educativas y del sector académico, todos con un interés acreditado en mejorar Chapultepec. 

Ese es el origen del megaproyecto que contempla, por primera vez, el reto de interconectar vía peatonal sus tres secciones y una cuarta, que se agrega por la reciente decisión presidencial de sumarle el terreno del Campo Militar No. 1, para crear la Cuarta Sección. 

Con esta visión urbana y ambiental, al regresarle al Bosque buena parte de lo que le pertenece, se proyecta restaurar el parque urbano con más historia, infraestructura cultural y áreas recreativas de la capital. 

Ahora alcanzará 800 hectáreas para convertirse en el parque urbano más extenso de Latinoamérica, con más del doble de extensión del Central Park, en Nueva York.

Pese a la evidente trascendencia y beneficio social del proyecto, algunas voces, muy pocas, han sembrado mitos y fantasías en torno a esta recuperación.

Arguyen que no existe un plan acabado, que es elitista y excluyente; que desaparecerá el Jardín Botánico y otras áreas verdes serán invadidas y deterioradas.

Nada más falso, la propia Jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, una destacada científica pro-ambientalista, salió al paso de estas especulaciones.  

La mandataria garantizó que no hay ni habrá nada que ponga en riesgo al Bosque y, para mayor tranquilidad social y vecinal, propuso mesas de diálogo entre las voces dudosas y representantes del gobierno federal y local.

Desde la presentación del proyecto, la secretaria de Cultura federal, Alejandra Fraustro, puso también a disposición pública el sitio chapultepec.cultura.gob.mx donde se puede consultar los pormenores y avances del proyecto con absoluta transparencia. 

Lo cierto es que la restauración en marcha no tiene antecedente histórico porque, por primera vez, se incorporan al Bosque cerca de 100 has de áreas verdes, se recupera la olvidada tercera sección, se salvaguarda el Jardín Botánico, se recupera el Panteón Civil Dolores, con la Rotonda de las Personas Ilustres, y habrá una restauración ambiental total con la ampliación de la oferta cultural y recreativa. 

Este proyecto es avalado por el Consejo Rector y supervisado por expertos en las distintas materias que abarca. 

Estamos hablando, en suma, de un proyecto con profundo sentido social, incluyente y democrático.  

Una mega obra que beneficia directamente a las mayorías y representa un legado ambiental, cultural e histórico sin precedente para las y los mexicanos de hoy y las futuras generaciones.

 

Alcalde en Miguel Hidalgo
Twitter: @vromog

Comentarios:

Notas Relacionadas:

Destacado:


LO MÁS LEÍDO

+ -