Opinión


Mohamed Bin Salman

El príncipe saudí vuelve a estar en el ojo del huracán tras la condena ayer de 36 países en el Comité de Derechos Humanos contra Arabia Saudí, por encarcelar a activistas defensoras de los derechos humanos de las mujeres más elementales. El heredero al trono árabe trata de engañar al mundo con una imagen de modernidad y de apertura, pero es todo falso. Cuando un periodista se lo recordó, Jamal Khashoggi, sencillamente lo desapareció. El mundo hace bien en señalarlo, aunque cuente con poderosos aliados, como Trump y Putin.

Mohamed Bin Salman | La Crónica de Hoy

El príncipe saudí vuelve a estar en el ojo del huracán tras la condena ayer de 36 países en el Comité de Derechos Humanos contra Arabia Saudí, por encarcelar a activistas defensoras de los derechos humanos de las mujeres más elementales. El heredero al trono árabe trata de engañar al mundo con una imagen de modernidad y de apertura, pero es todo falso. Cuando un periodista se lo recordó, Jamal Khashoggi, sencillamente lo desapareció. El mundo hace bien en señalarlo, aunque cuente con poderosos aliados, como Trump y Putin.

Comentarios:

Destacado:

COLUMNAS ANTERIORES

LO MÁS LEÍDO

+ -