Nacional


“Morena desaparecería si se usa de trampolín para cargos”: Bertha Luján Uranga

Bertha Luján Uranga, aspirante a dirigir a Morena. El partido no debe convertirse en apéndice del gobierno, sino marcar una sana distancia, considera una de las fundadoras en entrevista con Crónica; reconoce que actualmente el movimiento carece de una estructura sólida

“Morena desaparecería si se usa de trampolín para cargos”: Bertha Luján Uranga | La Crónica de Hoy

Siempre acompañando a Andrés Manuel López Obrador desde los inicios del movimiento, Bertha Luján Uranga confirma sus aspiraciones para dirigir a Morena y advierte los riesgos de que se convierta en un partido “electorero” o en trampolín para quienes sólo buscan cargos públicos  pues ello “lo desviaría de sus objetivos  y lo haría desaparecer del mapa”.

Autodefinida como una demócrata, Luján recalca que Morena no debe ser apéndice del Jefe del Ejecutivo Federal para lo cual se debe marcar “una sana distancia” con el presidente  López Obrador y advierte que Morena no  debe repetir la historia del partido de Estado que caracterizaba al PRI, en el que el jefe político era el presidente de la República.

En entrevista con Crónica, Luján asegura que no requiere padrinazgos para ganar la dirigencia nacional ni tampoco el apoyo de los 6 gobernadores de Morena  pues ella le apuesta a la base y militancia, quienes serán los que decidan en la contienda  que se realizará en noviembre próximo. De hecho se espera que se emita la convocatoria este 20 de agosto.

—¿Qué tanto pesa tener el apoyo de AMLO?

—Yo no tengo el apoyo de  López Obrador, él no me ha dicho ‘te apoyo ni no te apoyo’, simplemente no se va a meter, no a favor de mí, no de ninguno.

Asegura que uno de los principales retos de Morena es pintar de “guinda ” al país, es decir gana el mayor número de gubernaturas y municipios en el 2021, así como lograr la mayoría en la mayor parte de los congresos locales y por supuesto  mantener la mayoría en el congreso federal, lo que será clave para mantener la Presidencia de la República en el 2024 para darle continuidad al proyecto alternativo de Nación.

Rechaza que la ampliación de periodo en Baja California y la llamada “Ley Garrote” que sanciona con cárcel manifestaciones o bloqueos a instalaciones estratégicas sean un laboratorio  de Morena y el Ejecutivo para replicarlo a nivel federal en un futuro.

“No para nada, no tiene nada que ver”, asegura y rechaza la ampliación de mandato en Baja California.

Durante la plática con este medio Luján esboza los objetivos  de su eventual dirigencia, los retos, pero  también los riesgos a los que se enfrenta este partido, que si bien ganó la Presidencia de la República y cuatro gubernaturas en las elecciones del 1 de julio del 2018, no cuenta con una estructura sólida u organización  como partido nacional.

—¿Para qué aspirar a la dirigencia de Morena?

—Es importante tener una dirección que vaya apuntalando la acción de Morena  para construir la Cuarta Transformación, me parece importante el papel que pueda jugar Morena en  este momento, no sólo para apoyar al gobierno federal sino para ver cuál es la contribución que debe hacer a la construcción del cambio de la realidad. Yo soy fundadora de Morena, conozco a la militancia, al interior  de Morena y conozco el proyecto,  eso puede ayudar a que Morena haga lo que tiene que hacer en los próximos tres años.

—¿Ha estado Morena a la altura de las circunstancias o se ha quedado corta en ese aspecto?

—Morena tiene la obligación de reoganizarse para estar a la altura de las circunstancias (…) entramos en una etapa de transición, lo cual nos coloca en cierta desventaja porque no tenemos  completa la estructura ni de participación ni de dirección y este proceso nos va a ayudar a esto, con esas herramientas Morena va a poder estar a la altura de las circunstancias.

—¿Qué puede hacer naufragar este proyecto?

—Primero que nos dividamos, que al dividirnos perdamos fuerza, segundo que nos desviemos como partido y nos convirtamos en un partido electorero, perdiendo la ruta  del cambio; sin embargo, creo que en Morena hay tantas personas y dirigentes que vienen de la ciudadanía y de la lucha social que éste va  a ser un buen antídoto para que ello no ocurra.

—¿Se ha convertido Morena en un trampolín para quienes sólo buscan cargos o lo ven como botín?

—No, para nada y espero que no se convierta en el futuro en eso. Si Morena se convirtiera en eso, de­saparecería del mapa, porque Morena habla de un proyecto, de una organización en la que confían 30 millones de mexicanos que nos dieron su respaldo, y por ello no es ningún trampolín.

—¿Corre el riesgo de que se convierta en eso si no se cuidan los procesos?

—Sí, claro, sí corre ese riesgo, pero ante ese riesgo hay una fortaleza que es la organización de Morena.

—¿Hay futuro para Morena sin López Obrador?

—Yo creo que sí, AMLO va a sembrar un proyecto de transformación y cambio que va a echar raíces y va a tener un impacto en la ciudadanía, o sea, los resultados del gobierno  van a acercar a la gente a Morena.

—¿Cómo debe ser la relación de Morena con el Presidente de la República ?

—De sana distancia, de apoyo al gobierno, pero entender que somos dos instancias diferentes, gobierno y partido. El partido no puede entremeterse en la vida del gobierno y lo mismo, los que forman parte del gobierno no deben intervenir en Morena.

Esta sana distancia —agrega— ayuda al gobierno y le ayuda a Morena;  no queremos repetir la historia del partido de Estado, la historia del PRI,  en su confusión, en su relación con el gobierno, nosotros sabemos  que los gobiernos priistas eran los que influían en las decisiones del PRI, el jefe político era el presidente de la República.

—¿Morena no será un apéndice de la Presidencia o una oficialía  de partes con usted?

—No, AMLO planteó que pedia licencia durante 6 años a Morena con lo cual marcó muy clara la línea de separación entre partido y gobierno y que no iba a intervenir en el partido. El  planteó  que no iba a  haber más elecciones de Estado porque el gobierno no iba a intervenir para favorecer a un partido u otro.

—¿Sabrá decirle que no?

—Pues como no va intervenir no creo que haya necesidad de decírselo.

—¿Qué opina sobre lo de Baja California?

—Se debe respetar el voto de la gente, nuestra vocación  de Morena es a favor  de la democracia y  la gente votó por un candidato y periodo de gobierno; eso se debe respetar.

—¿Sobre la Ley garrote?

—Habrá que revisarla, no la conozco en su totalidad, hay que apoyar las medidas que tienen que ver con acabar con la extorsión de líderes y estos grupos que desde hace décadas vienen trabajando para extorsionar a empresas, para que a través de cuotas dejen de obstruir la construcción de obra pública u obras de la Iniciativa Privada; lo que tiene que ver con la protesta social siempre vamos a defender ese derecho de expresión y si esta ley tiene algún elemento que vaya en contra de la protesta social, esa parte hay que eliminarla.

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -