Metrópoli


Motivan a mujeres de la tercera edad a combatir la obesidad

Desde mayo del 2007 la Secretaría del Medio Ambiente (Sedema) impulsó el programa y diversas actividades como yoga, capoeira y zumba al aire libre.

Motivan a mujeres de la tercera edad a combatir la obesidad | La Crónica de Hoy

Foto: Especial

En el carril lateral de la glorieta del Ángel de la Independencia, entre de Paseo de la Reforma y Río Tíber en la Alcaldía Cuauhtémoc, cada domingo se coloca una tarima y dos bocinas en donde activadores físicos imparten zumba de manera gratuita como parte del programa Muévete en Bici.

La mezcla de ritmos entre salsa, bachata, reguetón, merengue y música disco ha sido la motivación de cientos de paseantes de Reforma quienes contagiados por el ritmo de la música y tras observar algunos minutos, deciden unirse a la clase de baile.

Las Guerreras con Ángel  ­—un grupo de mujeres de la tercera edad— quienes han compartido desde hace poco más de 10 años las clases gratuitas de zumba que se imparten como parte del programa Muévete en Bici y con las que además “se mantienen saludables”.

Desde mayo del 2007 la Secretaría del Medio Ambiente, Sedema, impulsó el programa Muévete en Bici, en donde además de ciclistas, corredores y peatones en la ruta sobre la lateral de Paseo de la Reforma y frente al Ángel de la Independencia, se realizan diversas actividades como yoga, capoeira y zumba.

Cada domingo, con la música sonando y los activadores bailando, los asistentes, que en su mayoría son mujeres, coordinan los pasos —o intentan hacerlos lo mejor posible—, o lo más parecidos, los ejercicios que enseñan los activadores, quienes se alternan con diferentes ritmos y que sobre la tarima invitan a más paseantes a integrarse al baile.

Para unirse, no hay muchas reglas: todas las personas que lo deseen pueden hacerse un lugar; hay paseantes que motivados por los ritmos contagiosos se quedan a tomar clase; aunque la zumba es un baile individual, hay parejas que aprovechan las canciones para tomarse de la mano y bailar a su modo y sin tantos brincos.

A sus 60 años, Irene Santana es una de las mujeres que desde los primeros años del programa se da cita cada fin de semana para bailar “cerquita del Ángel de la Independencia”.

“Llevo 10 años viniendo a bailar, pero desde antes venía a pasear en bicicleta, un día me di cuenta de las clases y me acerqué, desde ese entonces no he faltado ningún domingo, aquí he conocido a mis amigas, con las que he hecho muy buena amistad y tenemos un coro”, comentó Irene.

Recuerda que en los inicios del programa eran muy pocas las personas que asistían; sin embargo, semana a semana fueron sumándose y acudieron de manera constante. Ha diez años de su primera clase de zumba; luego comenzó, junto  con sus amigas, a crear coros para motivarse y así frecuentar la lateral de Paseo de la Reforma con el objetivo de “ponerse en movimiento”.

“Éste es uno de los coros que más nos gustan y dice así: La magia la pones tú, con tu actitud, el tiempo no pasa de esto, por eso yo disfruto cada momento, unidos corazones, sensaciones y emociones, con un solo motivo, ponerme en movimiento contigo”.

Aunque la mayoría de las personas viste pantalones deportivos, licra, short, tenis y gorras, también hay quien se anima a realizar los ejercicios con su ropa habitual; lo importante es aprovechar las clases llenas de ritmo y sabor, que además les ayudarán a quemar calorías y tener una mejor salud.

La edad tampoco importa, pues los ejercicios los hacen por igual niños pequeños que adultos mayores y jóvenes; todos, además de la activación física disfrutan de un momento de convivencia familiar.

Blanca Manzano tiene un año asistiendo al programa Muévete en Bici, a sus 67 años comenzó a hacer zumba luego de notar que había aumentado su peso.

“A mí me gusta mucho bailar pero como no me motivo en la casa porque me da depresión, por eso decidí empezar a venir al Ángel, ya he bajado algunos kilos y me sirve para combatir la depresión”.

Y mientras el Ángel de la Independencia vibra con la música para zumba y capoeira, grupos de familias y amigos, así como personas en solitario, recorren el Paseo de la Reforma en bicicleta, como parte de otra de las actividades dominicales para la activación física.

Este sábado se llevó a cabo el paseo nocturno de Muévete en Bici, por lo que la clase no comenzó a las 9 de la mañana, si no que la zumba dio inicio alrededor de las 19 horas.

La gente disfrutó del recorrido por el Paseo de la Reforma; incluida la zona de la Condesa, y el centro Histórico.

Sin mayor preocupación por el cierre hacia el Centro Histórico, los ciclistas, y también quienes van en patines o patinetas, se divirtieron por igual con esta actividad que para muchos es ya una costumbre cada domingo.

Las Guerreras con Ángel, llegaron antes de que la clase diera inicio, Irene sacó de su bolso unas gorras con orejas de conejo y otra con unas flores y explicó que es por el mes de la primavera. Comentó que dependiendo de la temporada llevan vestimenta acorde.

“En febrero venimos de rojo por el día del amor y la amistad, en noviembre de catrinas y así lo que se nos ocurra”.

A pesar de la poca iluminación y algunas fallas del audio, las familias lucieron contentas al ritmo de cumbias, reguetón  y chachachá y aunque la canción se pausaba, los pasos no paraban y las guerreras ayudadas con un silbato, continuaban poniendo ritmo a la rutina, además de corear las canciones o cantar sus coros.

“Porque tú me inspiras es que estoy aquí, cantando y bailando me siento feliz, si estoy feliz, muévete”.

El Paseo Dominical contribuye desde hace años a generar una cultura de movilidad enfocada hacia el peatón y el ciclista; no solamente eso, permite disfrutar la ciudad de forma diferente, y para los participantes  las calles han dejado de ser sólo un lugar para los automóviles y al apropiárselas, se han vuelto un espacio de todas y de todos.

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -