Opinión


Mujeres mexicanas ejemplares en la Iglesia

Mujeres mexicanas ejemplares  en la Iglesia | La Crónica de Hoy

El pasado 8 de marzo fue el Día Internacional de la Mujer, una celebración inicialmente creada para reflexionar sobre el destacado papel de la mujer en los distintos tipos de sociedades y culturas, siempre en la promoción de justos valores y derechos que engloban múltiples aspectos de la vida.
El plano espiritual y religioso no es la excepción, si bien la imagen masculina del creador y en el caso del cristianismo en todas sus vertientes, la existencia de los 12 Apóstoles varones, marcan la tradición del sacerdocio y el diaconado masculino. Sin embargo, la Iglesia registra casos notables de mujeres santas y ejemplares como Santa Rita de Casia o la filósofa Edith Stein, e incluso, algunas han sido declaradas como doctoras de la Iglesia, tal es el caso de Santa Teresa de Ávila, Teresa de Lisieux o Catalina de Siena.
La Santa Sede dio a conocer que el próximo 4 de mayo, una mujer mexicana: Concepción Armida, será declarada beata en la Basílica de Guadalupe. Con ella, serán cinco las mujeres mexicanas que han alcanzado esta distinción: María de Jesús Sacramentado Venegas, Dorotea Chávez, María Guadalupe García Zavala y María Inés Teresa Arias.
Todas ellas fueron exitosas promotoras de obras sociales, principalmente en el ramo del sector salud, y Conchita Armida, además, fue la fundadora de una orden sacerdotal: los Misioneros del Espíritu Santo que tienen presencia en cuatro continentes. Algo similar se puede decir de santa Madre Teresa de Calcuta, también fundadora de una orden sacerdotal: los Misioneros de la Caridad, en India, especializada en la atención a los más pobres de los pobres.
Santa María de Jesús Sacramentado Venegas (1864-1959) fue enfermera de Guadalajara, Jalisco; su obra aún perdura. Hizo sus votos en 1910, poco antes de que estallara la Revolución Mexicana; fue vicaria en el Hospital del Sagrado Corazón de Jesús y fundadora de la congregación Hijas del Sagrado Corazón, especializada en atender enfermos.
Dorotea Chávez (1867-1949) trabajó en el Hospital de la Santísima Trinidad; hizo votos en 1897 y fundó varios hospitales y asilos para ancianos en Jalisco.
María Gpe. García Zavala (1878-1963), fue la fundadora de la congregación Siervas de Santa Margarita y de los pobres, también en Jalisco.
María Inés Teresa Arias (1904-1981), también fundó una congregación en sus ramas femenina y masculina: las Misioneras Clarisas del Santísimo Sacramento y los Misioneros de Cristo para la Iglesia Universal, especializados en la educación y en la atención de los enfermos.
Ellas cinco representan el 7 por ciento del total de beatos y santos que tiene México y que suman 57 personas, incluyendo a Juan de Palafox y Mendoza, y a otros extranjeros que dejaron una profunda huella en nuestro país, como es el caso de Fray Sebastián de Aparicio o Fray Junípero Serra.
Conchita Armida, madre de familia; originaria de San Luis Potosí, destacó como teóloga y por las cinco obras que fundó. Ella será la primera mujer laica que se eleve a los altares de la Iglesia en México.

 

 

Comentarios:

Destacado:

COLUMNAS ANTERIORES

LO MÁS LEÍDO

+ -