Opinión


Murió el Cardenal de Cuba Jaime Ortega

Murió el Cardenal de Cuba Jaime Ortega | La Crónica de Hoy

La Iglesia en Cuba rechazó los funerales de Estado que el gobierno de la Isla ofreció para el sepelio del cardenal Jaime Ortega Alamino, Arzobispo Emérito de La Habana, quien falleció a los 82 años de edad.

A través de un comunicado publicado en Gramma, órgano oficial del Partido Comunista y del gobierno, se difundió la noticia de la muerte del Cardenal, quien fue una pieza clave en el reinicio de relaciones entre el gobierno de Barack Obama, presidente de los Estados Unidos y el de la Isla, en tiempos de Raúl Castro; dichas relaciones estaban interrumpidas desde 1961, y  se volvieron a establecer el 17 de diciembre de 2014, con el papa Francisco, aunque el gobierno del presidente Donald Trump las ha desarticulado.

El Cardenal Ortega también gestionó la visita de Juan Pablo II a Cuba en 1998, con lo que abrió las puertas a las posteriores visitas de Benedicto XVI en 2012 y de Francisco en 2015 y 2016; de igual modo, fue un estratégico aliado del gobierno español para que salieran de la cárcel en 2010, unos 100 disidentes opositores cubanos, y fue el negociador para que algunas congregaciones religiosas, entre ellas, la Orden de Santa Brígida y las Hermanas Misioneras de la Caridad, tuvieran presencia en Cuba donde desarrollan obra social.

Jaime Ortega tenía 22 años de edad cuando triunfó la revolución castrista; fue ordenado sacerdote el 2 de agosto de 1964, en tiempos difíciles para el clero y él mismo estuvo en los campos de reducción y trabajo de la UMAP (Unidades Militares de Ayuda a la Producción), donde se adoctrinaba a los inconformes.

Estudió teología en el Seminario de San Alberto Magno, en Matanzas, y luego en el Seminario de Sacerdotes de las Misiones Extranjeras en Quebec, Canadá. Fue designado Arzobispo el 14 de junio de 1979 y el cardenalato lo concedió Juan Pablo II el 26 de noviembre de 1994, con lo que se convirtió en el segundo cardenal de la Isla, luego de Manuel Arteaga, quien fue designado por Pío XII, en 1946. También se desempeñó como Presidente de la Conferencia de Obispos Católicos de Cuba, durante tres periodos consecutivos, de 1988 hasta el 2004.

Durante el Jubileo del año 2000, el Cardenal Ortega representó al Papa en el Congreso Eucarístico Nacional de El Salvador, y también presidió el Congreso Eucarístico en su país, donde el gobierno permitió algunas ceremonias públicas, del 8 al 10 de diciembre. También participó en reuniones del CELAM, como en la Conferencia de Obispos Latinoamericanos de Santo Domingo; de igual modo, dio impulso al Seminario diocesano, en La Habana.

El 26 de abril de 2016, el papa Francisco aceptó su renuncia por razones de edad, y fue reemplazado por Juan de la Caridad Rodríguez, quien se desempeñaba como Arzobispo de Camagüey.

El cardenal Ortega recibió reconocimientos internacionales, como la Cruz al Mérito Humanitario, en Barcelona en 2004; y varios doctorados honoris causa, entre ellos, el de la Universidad Popular Autónoma de Puebla; el de la Universidad de San Francisco; el de la Universidad de St. John de Nueva York y el de la de St. Thomas y Berry, de Miami.

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -