Mundo


Museveni se reelige en Uganda entre acusaciones de fraude y sumará 40 años en el poder

El dictador ugandés logra su sexta reelección con el 58 por ciento de los votos, en unos comicios en que el principal candidato opositor se encuentra recluido en casa rodeado de militares y en que la UE y EU han rechazado enviar observadores.

Museveni se reelige en Uganda entre acusaciones de fraude y sumará 40 años en el poder | La Crónica de Hoy

Partidarios de Museveni celebran su reelección, este sábado en Kampala (EFE).

El dictador de Uganda, Yoweri Museveni, se proclamó este sábado vencedor de las elecciones presidenciales celebradas el jueves, después del anuncio de los resultados oficiales, anunciados este sábado por la Comisión Electoral.

Según esos datos oficiales, Museveni, que lleva en el poder desde 1986, sumó el 58.64 por ciento de los votos. El mandato es por cinco años, con lo que el mandatario ugandés, de 76 años, llegaría a las siguientes elecciones, en 2026, sumando 40 años en el poder. Los primeros 10 años, como presidente de facto, y desde 1996 como Presidente Constitucional.

En segundo lugar quedó el candidato de la Plataforma de Unidad Nacional (NUP) y popular líder opositor, Robert Kyagulanyi, más conocido como Bobi Wine, que obtuvo el 34.83 por ciento de los votos.

Desde el viernes, Wine rechazó los resultados, que consideró fruto del "peor fraude electoral de la historia del país".

Para muestra, después de hacer estas declaraciones, decenas de militares, leales a Museveni, rodearon la casa de Wine minutos antes de una rueda de prensa en que tenía previsto dirigirse por segunda vez a la prensa. Según su denuncia, algunos llegaron incluso a entrar en su residencia.

Y aún es más: Esta presencia militar se ha mantenido en su casa durante más de 24 horas y sigue hasta este momento, según los últimos reportes disponibles.

Oficialmente, Wine no está detenido, según dijo el vocero de la policía, Fred Enanga, y los militares que custodian su casa se encuentran allí "por la propia seguridad del candidato".

Sin embargo, los soldados han impedido a los medios e incluso a miembros de su partido acercarse a Wine, y no le han dejado hacer nuevas declaraciones.

"Si no dejamos pasar a alguna persona para entrar a la casa de Bobi Wine es por su propia seguridad y la seguridad de las personas que rodean al candidato presidencial", insistió, por su parte, un portavoz del ejército ugandés, el coronel Deo Akiki.

“NI LIBRES NI JUSTAS”

Para añadir dudas a la elección, un conocido defensor de los derechos humanos en el país, Nicholas Opiyo, a quien las autoridades han arrestado varias veces, aseguró este sábado que "estas elecciones no han sido ni libres ni justas" debido a los cientos de arrestos de partidarios de la oposición, la violencia contra los periodistas mientras hacían su trabajo o la alta presencia militar y policial en las calles.

Todo esto "hace que, en mi opinión, estas sean las peores elecciones que Uganda ha visto en mucho tiempo", dijo Opiyo.

SIN OBSERVADORES DE EU NI DE LA UE

La Unión Europea no envió observadores internacionales a las elecciones alegando que el régimen de Museveni ya ha ignorado sus recomendaciones para la transparencia electoral en el pasado. Por su parte, el gobierno de Estados Unidos anunció el día antes de los comicios que tampoco enviaría observadores, finalmente, porque “la mayoría de las peticiones de acreditaciones se rechazaron” y porque “el voto no tendrá transparencia ni rendición de cuentas”.

SITUACIÓN CALCADA A 2016

Ya los comicios de 2016 -en los que Museveni fue reelegido con un 60.7 por ciento de los votos- fueron calificados de fraudulentos por la oposición, y observadores tanto de la Unión Europea como de la Commonwealth y la Unión Africana (AU) denunciaron irregularidades y un clima de intimidación hacia los votantes.

Con información de EFE y de Reuters.

Comentarios:

Destacado:

+ -