Opinión


Myriam Urzúa

La titular de Protección Civil de la Ciudad de México, y muchas otras áreas y dependencias del gobierno capitalino, parece que se empeñan en mantener la política del “Después de niño ahogado…”. Si bien es cierto que muchos eventos trágicos no se pueden evitar, la capacitación continua y la revisión de medidas de seguridad en lugares públicos específicos sería un factor importante en la disminución de accidentes. La prueba es lo que ocurre en La Feria de Chapultepec, donde murieron dos personas el sábado y dos más resultaron lesionadas; ahora no se sabe si los permisos estaban en regla o si la empresa tiene seguro para apoyar como se debe a los familiares de los involucrados en el incidente.

Myriam Urzúa | La Crónica de Hoy

 La titular de Protección Civil de la Ciudad de México, y muchas otras áreas y dependencias del gobierno capitalino, parece que se empeñan en mantener la política del “Después de niño ahogado…”. Si bien es cierto que muchos eventos trágicos no se pueden evitar, la capacitación continua y la revisión de medidas de seguridad en lugares públicos específicos sería un factor importante en la disminución de accidentes. La prueba es lo que ocurre en La Feria de Chapultepec, donde murieron dos personas el sábado y dos más resultaron lesionadas; ahora no se sabe si los permisos estaban en regla o si la empresa tiene seguro para apoyar como se debe a los familiares de los involucrados en el incidente.

Comentarios:

Destacado:

COLUMNAS ANTERIORES

LO MÁS LEÍDO

+ -