Academia


Nanosatélite mexicano fue desplegado con éxito e inicia su misión en el espacio

El AztechSat-1 fue puesto en la órbita baja y probará la intercomunicación con la constelación GlobalStar, el futuro de la interconexión. La tecnología de la UPAEP abre la puerta a más proyectos.

Nanosatélite mexicano fue desplegado con éxito e inicia su misión en el espacio | La Crónica de Hoy

El cubesat AztechSat-1 es un satélite en forma de cubo de 10 centímetros con un peso de 1 kilogramo. (Foto: AEM/NASA)

Después de más de dos años de desarrollo y de su resguardo desde diciembre en la Estación Espacial Internacional (EEI), finalmente el nanosatélite AztechSat-1 fue puesto en órbita de manera exitosa. Desde la madrugada del miércoles, la tecnología desarrollada por profesores y académicos de la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (UPAEP) inició su misión.

El cubesat fue desplegado desde la lanzadera Nanoracks por los astronautas de la EEI y se ubicó en la órbita baja, a unos 400 kilómetros de distancia de la corteza terrestre. Su objetivo es probar la intercomunicación con la constelación GlobalStar, el futuro de la interconexión y tecnología satelital. El 5 de diciembre, el satélite viajó a bordo de un cohete “Falcon 9” de Space X, desde Cabo Cañaveral, Florida.

Un cubesat es un cubo de 10 centímetros con un peso de 1 kilogramo, parece pequeño pero la tecnología ha mejorado y ahora se pueden generar proyectos importantes a través de estas plataformas. El dispositivo orbitará cerca de seis meses la Tierra a una velocidad aproximada de 27 mil kilómetros por hora (unos 7.6 kilómetros por segundo) hasta concluir su misión, tras lo cual seguirá un protocolo programado para desintegrarse al entrar en contacto con la atmósfera. El proyecto forma parte del programa de retos en ciencia, tecnología e ingeniería que la NASA diseña para agencias espaciales de todo el mundo.

Pero la misión de los poblanos inició en julio de 2017 y ha contado con la participación de 73 estudiantes y 12 profesores de la universidad, 29 mujeres y 56 hombres. En las diversas evaluaciones que realizó la NASA calificó al equipo mexicano como “de excelente desempeño”.

A partir de ahora, los académicos comprobarán la correcta transmisión de datos, los cuales habrán viajado por la constelación de satélites, para así analizar que esos enlaces sean exitosos, además de la salud del sistema y otras variables que reportarán a la NASA y la Agencia Espacial Mexicana (AEM).

De acuerdo con Héctor Simón Vargas, director científico del proyecto en la UPAEP, este tipo de satélites se comunican con una estación terrestre, sin embargo, la propuesta de los poblanos es una nueva tecnología que no la requiera y permita la comunicación directa con una constelación y desde ésta se puedan descargar datos de forma más ágil. “De esta manera se reducen los costos de una estación terrena y se mejora el tránsito de datos, así se podrían descargar en cualquier momento del trayecto orbital”, refirió en una entrevista con Crónica en diciembre.

Evitar los enlaces terrenales será una gran ventaja en el futuro, refiere el científico, y su aplicación es amplia, puesto que puede emplearse en telecomunicaciones, experimentos científicos en Tierra o hacia el espacio profundo, entre otros.

“Con la puesta en órbita del Aztechsat-1 arrancamos la nueva era espacial mexicana. Estoy contento por este hito histórico”, refirió desde el campus universitario Andrés Martínez, directivo de Programas Espaciales de la División de Sistemas Avanzados de Exploración en la NASA, quien externó adicionalmente sus felicitaciones a la universidad y al país.

El también mentor del proyecto AztechSat-1 dijo que este tipo de proyectos son difíciles, costosos y no dan resultados que un inversionista pueda ver de un día para otro. “Pero aquí se está invirtiendo para el futuro, en capacitar una generación de jóvenes para que sean competentes y que puedan participar en una industria no sólo de nanosatélites, sino que es una industria de más de 5 billones de dólares y en toda la industria espacial, se puede hablar de 300 billones de dólares de inversión”.

OPORTUNIDAD DE DESARROLLO. Andrés Martínez apuntó que México debe tener mayor participación en la industria espacial, para lo cual se requiere comenzar con proyectos como el ­AztechSat-1. “Recordemos que la NASA comenzó hace 62 años también con un satélite pequeño, igual los rusos, y eso nos da la oportunidad y experiencia de un proyecto espacial”.

El mexicano, originario de Jojutla, refirió que además del AztechSat-1 hay más proyectos en desarrollo, por lo que ha sido el detonante para que las instituciones mexicanas pongan en marcha sus propios proyectos. “Va a detonar en la nueva era espacial mexicana, que viene con una industria, que viene con cientos o miles de nuevas compañías en donde el mexicano será el propietario, el dueño de compañías de diseño de productos espaciales”.

Vargas Martínez dijo en diciembre que la NASA ha confirmado su confianza en la UPAEP, por lo que incluso ya anunció la aprobación de un proyecto para poner en el espacio el AzTechSat-2, donde la universidad buscará sumar a nuevas instituciones. Puntualizó que existen muchos grupos entusiasmados en que ya logró regresar al espacio y a partir de ahora, espera que sea una motivación para que se sumen a la nueva era espacial mexicana.

De acuerdo con el director de la AEM, Salvador Landeros Ayala, el AztechSat-1 hace historia como una experiencia invaluable, “por la colaboración que ha significado entre los actores del sector, como agencias espaciales, universidades y empresas, para el diseño, construcción, pruebas, y operación articulada de proyectos espaciales”.

Comentarios:

Destacado:

+ -