Opinión


Naruhito

El nuevo emperador japonés inauguró ayer la era Reiwa o “bella armonía”, tras heredar el Trono del Crisantemo de su padre, Akihito, quien hace tres años anunció su abdicación, para poner fin a la era ­Heisei, o “paz”. Naruhito dedicó la mitad de su discurso a alabar el trabajo de su padre por mantener a Japón en paz. Su compromiso con la paz, como nuevo emperador, es un regalo en los tiempos de odio y conflicto que vivimos.

Naruhito | La Crónica de Hoy

El nuevo emperador japonés inauguró ayer la era Reiwa o “bella armonía”, tras heredar el Trono del Crisantemo de su padre, Akihito, quien hace tres años anunció su abdicación, para poner fin a la era ­Heisei, o “paz”. Naruhito dedicó la mitad de su discurso a alabar el trabajo de su padre por mantener a Japón en paz. Su compromiso con la paz, como nuevo emperador, es un regalo en los tiempos de odio y conflicto que vivimos.

Comentarios:

Destacado:

COLUMNAS ANTERIORES

LO MÁS LEÍDO

+ -