Nacional


Negligencia tiñe de rojo la llamada Línea Dorada

De acuerdo con documentos del gobierno capitalino, la obra, que se levantó sobre un terreno con suelo fangoso, contó con estudios y asesoría del Instituto de Ingeniería de la UNAM, que para una obra de tal magnitud recomendó aplicar una técnica de construcción conocida como “vaso invertido”

Negligencia tiñe de rojo la llamada Línea Dorada | La Crónica de Hoy

Foto EFE

A casi ocho años de haberse entregado la obra de la Línea 12 del Metro (8 julio 2013), el entonces director general del Sistema de Transporte Colectivo Metro (STC), Joel Ortega, en la administración del exjefe de gobierno Miguel Ángel Mancera, recibió la obra sin ninguna objeción y aseguró que ésta ofrecería un servicio eficaz y seguro. Siete años y 10 meses después de aquel momento, fallas en estructura, trabes y pilotes con anomalías y algunas irregularidades en la parte elevada de la línea quedaron expuestas el 3 de mayo de 2021, al registrarse el colapso de uno de los soportes metálicos de la llamada Línea Dorada, lo que dejó no sólo más de una veintena de muertos, sino evidencia de negligencia e indiferencia para cumplir con un mantenimiento que se había recomendado necesario y constante.

De acuerdo con documentos del gobierno capitalino, la obra, que se levantó sobre un terreno con suelo fangoso, contó con estudios y asesoría del Instituto de Ingeniería de la UNAM, que para una obra de tal magnitud recomendó aplicar una técnica de construcción conocida como “vaso invertido”, lo cual les brinda firmeza y estabilidad a los apoyos, siempre y cuando se haga el mantenimiento constante y necesario.

El 30 de octubre de 2012, el consorcio constructor encabezado por Alstom, Carso e ICA entregó el proyecto para construir la que sería llamada Línea Dorada y que correría de Tláhuac a Mixcoac, lo que fue presentado al Proyecto Metro Ciudad de México, entidad gubernamental encargada de supervisar la obra.

La construcción arrancó y con base en las recomendaciones emitidas, se decidió que las trabes de la L12 fueran metálicas debido a que tienen un menor peso que las trabes de concreto, lo que contribuiría a la estabilidad de la obra.

Con el tiempo marcado para la entrega del proyecto, el 8 de julio de 2013 la obra no sólo se entregó sino que también se inauguró en el cierre de la administración del entonces jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Marcelo Ebrard. La Línea 12 fue entregada a la administración entrante de Miguel Ángel Mancera, quien el titular del Metro en su administración, Joel Ortega, dio el visto bueno y sin objeciones a la Línea Dorada, con lo que su operación la sumió el entonces director del Proyecto Metro Ciudad de México, Enrique Horcasitas.

Ocho meses después de haber recibido la obra, el 11 de marzo 2014, el gobierno capitalino de Mancera suspende el servicio en 11 estaciones por supuestas fallas y para darles el mantenimiento respectivo al tramo Tezonco-Tláhuac, luego de haber recibido 8 observaciones y recomendaciones de un particular experto en vías e instalaciones ferroviarias, Michel Lannoye.

La Contraloría General de la Ciudad de México solicitó a la empresa francesa Société Générale de Surveillance (SGS) la inspección, análisis y certificación de la calidad de los materiales de construcción de la Línea 12 sin detectar ninguna irregularidad en las trabes del tramo elevado.

Las empresas SYSTRA y TSO, revisaron supuestas fallas de la línea y no detectaron en su momento ninguna irregularidad en la trabe que se colapsó (el 3 de mayo del 2021) entre las estaciones Tezonco y Olivo.

En ninguno de los estudios realizados durante las etapas de mantenimiento hay alguna mención de irregularidades en la obra civil. Únicamente se hicieron recomendaciones de la obra electromecánica respecto a la sustitución de balasto, cambio de sujetadores y durmientes, así como el engrasado en los cuerpos rodantes, (riel – rueda).

Después de varios meses de haber estado suspendido el servicio en 11 estaciones de la Línea 12, el 29 de noviembre 2015 se reactiva el servicio.

Después del terremoto de 11 de septiembre del 2017, surgió la inquietud sobre las afectaciones que hubiera sufrido la Línea 12, considerada de toda la estructura del Sistema de Transporte Colectivo como la que más daño sufrió. En aquel momento hubo una suspensión del servicio por algunos días para la revisión y reparación de columnas.

En aquel momento, el entonces director del Metro, Jorge Gaviño, dijo que los trabajos de reparación en la Línea Dorada consistieron en “apuntalamiento de trabes, inyección de resinas de alta resistencia, colocación de armado adicional y la ampliación de sección de la columna en zona de máximo esfuerzo, así como su reforzamiento con fibra de carbono”.

El funcionario apuntó también que se revisaron “todas las columnas con rayos X, con ultrasonido, para revisar las condiciones de todas las estructuras” y a su decir, no se reveló ninguna falla estructural que afectara el funcionamiento de la L12.

De acuerdo con las autoridades capitalinas, no hay en papel que sustente como evidencia la revisión ni reparación de las ballenas (trabes), ni de la elaboración de estudios de mecánica de suelos correctiva, lo que podría ser punto de partida en el peritaje sobre el accidente de la Línea Dorada.

 

 

 

Comentarios:

Destacado:

+ -