Mundo


Netanyahu, contra las cuerdas tras ser imputado por corrupción

El primer ministro, acusado por tres delitos, dice desafiante que seguirá en el poder “muchos, muchos años”. La oposición exige su dimisión y que no se presente a las elecciones del 9 de abril.

Netanyahu, contra las cuerdas tras ser imputado por corrupción | La Crónica de Hoy

Netanyahu dijo en rueda de prensa que no piensa dimitir. (Foto: EFE)

Israel vivió ayer un terremoto político tras el anuncio de la Fiscalía General de que el primer ministro, Benjamín Netanyahu, será imputado en tres casos de corrupción, una decisión que podría cambiar el escenario de las próximas elecciones generales del 9 de abril.

Netanyahu, primer ministro desde 2009, será imputado por cohecho, fraude y abuso de la confianza en un caso de corrupción, y por los dos últimos cargos en otros dos casos, tras la decisión del fiscal general, Avijai Mandelblit, acomunicada ayer tras largas horas de espera, rumores y expectación en el país.

“Caza de brujas”. En una multitudinaria rueda de prensa, Netanyahu dijo ser víctima de una “caza de brujas” y aseguró que todas las acusaciones son falsas y negó que vaya a dimitir. En tono desafiante, confirmó no sólo que se presentará de nuevo a la reelección, sino que prometió que seguirá sirviendo “muchos, muchos años” como primer ministro.

La imputación final a Netanyahu no tendrá lugar hasta que se celebre una diligencia del caso, en la que podrá presentar argumentos en su defensa y que no se espera hasta agosto o septiembre próximos, por lo que la decisión definitiva sobre si se sentará en el banco de los acusados al premier podría retrasarse hasta principios de 2020.

“Dimita”. El partido de Netanyahu, el derechista Likud, igual que la mayoría de partidos israelíes del mismo espectro, cerraron filas en torno al primer ministro y pidieron respetar su presunción de inocencia, mientras que las fuerzas de oposición, entre ellas el Partido Laborista (centroizquierda) y el Meretz (izquierda pacifista), le pidieron que “dimita” y que no convierta al país en “rehén” por “su supervivencia personal”.

CASO 4000. El denominado Caso 4000 es el más grave al que se enfrenta Netanyahu, en el que se le acusará de cohecho, fraude y ruptura de la confianza, por sospechas de que hizo favores al gigante de telefonía Bezeq, a cambio de cobertura favorable de él y su mujer Sara en la popular web de noticias Walla, ambos controlados por el empresario Shaul Elovitch.

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -