Opinión


Niños con cáncer, ¿hasta cuándo?

 Niños con cáncer, ¿hasta cuándo? | La Crónica de Hoy

LIC. ARTURO FARELA, PRESIDENTE,

DE CONFRATERNIDAD NACIONAL DE

IGLESIAS CRISTIANAS EVANGÉLICAS:

+Mi pecado más incurable

es no creerme pecador

San Agustín

 

            Los padres de los niños con cáncer volvieron a marchar por el aeropuerto de la CDMX el pasado 15 de junio. Su vía crucis empezó con el diagnóstico médico y empeoró con la 4ª Trituración.., ¡perdón!, Transformación.

Le doy antecedentes de esta larga historia de negligencias e irresponsabilidades:

En abril de 2019, Andrés Manuel López Obrador acusó a diez empresas farmacéuticas de acaparar la venta de medicamentos al gobierno, a base de influyentismo y corrupción para vetar a otras. Luego lanzó la curiosa acusación de que las farmacéuticas afectadas estaban tras la campaña de desabasto (agosto 2019),  lo que ocurrió cuando el nuevo gobierno ya NO les compraba.

A la fecha se ignora si hay detenidos por corrupción a partir de las farmacéuticas. Lo que sí conocemos es el desastre del sector Salud en lo que a medicamentos se refiere.

Como es su costumbre, AMLO no tuvo un plan B para enfrentar la crisis que él mismo provocó. Centralizó las compras de medicamentos en Hacienda (marzo 2019), pero ante el fracaso y el retraso el gobierno acudió en octubre del 2020 a la Oficina para Proyectos de las Naciones Unidas de Servicio y le pidió realizar, por México, las compras consolidadas.

Para mayo de 2021, la UNOPS no había cerrado contratos por mil 600 medicamentos e insumos, amén de tener claves declaradas desiertas. Más retraso, por Dios…

En medio de este maremoto,  López Obrador desapareció el Seguro Popular y el Fondo para Gastos Catastróficos que cubría a niños con cáncer; y creó el INSABI (enero 2020), pero sin reglas para ejercer presupuesto alguno.

            Ante tal situación, desde 2019 la Asociación de Padres de Familia de Niños Enfermos, A.C., lo ha intentado todo: marchas, desplegados, declaraciones a medios, amparos, pláticas con Salud y SEGOB, por lo cual ha recibido muchas promesas… y nada más.

“Las autoridades no le dan solución al problema a largo plazo; ellos solo compran el medicamento para el hospital que lo requiere en el momento, pero para un lapso no mayor  de 15 días”, comentó un padre al diario español El País, pero usted bien sabe que interrumpir un tratamiento contra el cáncer lo hace inefectivo.

            Han pasado 30 meses y López Obrador todavía habla en tiempo futuro: “No faltarán medicamentos”, “Los medicamentos están llegando al país, ayer nos enviaron fotos de embarques” (mayo 24). ¿Cuántos embarques? ¿De qué volúmenes habla?

Por si fuera poco, la Cámara Nacional de la Industria Farmacéutica (Reforma, junio 19, 2021) informó que el INSABI le debe 3 mil millones de pesos por compras de 2019 y 2020 realizadas a empresas no vetadas. ¿Y qué cree, don Arturo? El INSABI no dispone de recursos para pagar y, encima, pide a las empresas surtir los medicamentos que la UNOPS no pudo licitar. ¿Dónde quedó el dinero del INSABI?

Un dato más, don Arturo, a pesos constantes, el presupuesto para Salud ha disminuido 16% desde 2019, con todo y pandemia. Que se sepa, los presupuestos del Tren Maya o de Dos Bocas no han disminuido ni medio peso.

            Recientemente, AMLO dijo ser seguidor de Cristo. No sé usted, pero yo lo veo muy lejos de la caridad y la compasión cristianas en lo que respecta a los enfermos y los niños con cáncer. Como en su fe no hay el recurso de los “hipócritas conservadores -como dice el propio AMLO- que van a la iglesia a confesarse para poner el marcador en cero”, le sugiero, don Arturo, pasarle al presidente los nombres de los mil seiscientos niños fallecidos de cáncer por falta de medicamentos.

Que AMLO ore por ellos y les pida perdón...

 

Internet: Lmendivil2010@gmail.com

Facebook: Leopoldo Mendívil

Twitter: @Lmendivil2015

Blog: leopoldomendivil.com

 

Comentarios:

Destacado: