Opinión


No al periodo extraordinario

No al periodo extraordinario | La Crónica de Hoy

No al periodo extraordinario

Las posibilidades de que haya un periodo extraordinario en el Congreso son minúsculas, casi microscópicas.

Hay dos razones fundamentales. La primera es que la oposición no quiere volver a tratar con la aplanadora de Morena que surgió de la elección del 2018; quiere negociar con la mayoría que emanó de la elección del 6 junio de la que aspira a ser contrapeso a partir de septiembre.

La segunda razón es que la agenda legislativa del presidente es provocadora: busca ajustar cuentas con el INE, darle otro espaldarazo a la CFE, y formalizar la militarización de la seguridad pública.

Juntarse para eso ni de chiste, dicen los opositores

Sin embargo, muchos de los legisladores actuales se volverán a ver hoy mismo en un ambiente más relajado, bohemio incluso, en ocasión del homenaje a López Velarde el “Poeta de la Patria”. Ojalá se porten a la altura.

 

El elegido es el mensaje

¿Qué significa el hecho de que Rubén Moreira haya sido electo coordinador parlamentario del PRI para la próxima legislatura en San Lázaro?

¿Se trata de un nombramiento unilateral de Alito? ¿Se consultó con los gobernadores?

Moreira es un político curtido en mil batallas, con triunfos y derrotas en su hoja de servicios. Domina el oficio, dicen los que respaldan el nombramiento.

Pero su nombre remite inevitablemente al PRI que cada vez menos gente quiere ¿Se podría aprovechar su experiencia sin hacerlo coordinador?

Moreira no está ahí para acercar simpatizantes, eso ni en sueños, sino porque es el que mejor negocia del grupo compacto de Alito. El mensaje es: El PRI está  abierto a la  negociación.

 

Semáforo descompuesto

Lo ocurrido con el cambio de semáforo verde a amarillo en la CDMX dejó al descubierto falta de coordinación entre instancias del gobierno federal y el capitalino que es inadmisible.

Parte fundamental de la estrategia es que la población sepa con certeza a qué atenerse, generar confusión por informaciones encontradas es riesgoso.

El semáforo amarillo estará vigente por lo menos dos semanas, tiempo más que suficiente para que las autoridades de salud de ambos niveles de gobierno se tomen un cafecito, o dos, para sintonizar la forma de comunicar a la población.

Las discrepancias pueden revelar tensiones políticas o simplemente desatención o cansancio, que no se repitan es el objetivo compartido.

 

Andan por las ramas

En los niveles más altos de la 4T le siguen dando vueltas al resultado de la elección en el CDMX.

Se van a marear antes de dar con la explicación. La  razón es que le dan vueltas, andan por las ramas, y no tocan el fondo del asunto.

Fue un castigo al presidente, pero no porque los ciudadanos, en particular la fustigada clase media, piense que es un político autoritario. Por eso no.

Ajustaron cuentas por temas que calaron profundo en el ánimo popular, como el corte del apoyo a creadores y científicos, por la falta de medicinas, por su manejo irresponsable de la pandemia, por las estampitas y el rechazo a los cubrebocas, por las rifas disparatas, por el apoyo a Donald Trump, por el Toro sin Cerca, por la inseguridad, por los empleos perdidos.

Amplios sectores de las clases medias capitalinas votaron en contra de Morena porque el presidente los desilusionó. Pero eso ningún mando de la 4T lo asumirá en público.

Comentarios:

Notas Relacionadas:

Destacado:

+ -