Opinión


No grito, no corro, no empujo

No grito, no corro, no empujo | La Crónica de Hoy

No grito, no corro, no empujo

El fantasma de La Quina arrastra sus cadenas con ritmo tropical, como una batucada.

Tuvieron que pasar décadas, pero su sucesor al frente del Sindicato Petrolero ya está fuera de la organización,  tramitando amparos a diestra y siniestra.

Para Romero Deschamps terminaron los años de echar cuetes y arrancan los de recoger varas.

Para el Sindicato Petrolero son días de guardar. Nadie alza la voz, nadie se salta las trancas.

Los aspirantes a suceder a Romero Deschamps esperan a escuchar las “palabras mayores” que saldrán uno de estos días de Palacio Nacional.

Lo que se dice es que se analiza qué tan cercana a Morena debe ser la nueva dirigencia, pues hay dos prioridades: sacar a Romero Deschamps , que ya se consiguió; y mantener la estabilidad del gremio, que está en proceso de construcción.

 

La crisis de las masacres

La oportunidad de tener a la prensa nacional reunida todos los días a la misma hora no le ha servido al Gobierno para remontar la crisis provocada por  las masacres de Aguililla e Iguala.

La narrativa presidencial de “Fuchi” y “Guácala” quedó rebasada ante la gravedad de los acontecimientos, incluidas imágenes devastadoras, y no se ha logrado construir un discurso al nivel de lo sucedido.

Ni siquiera hay un mensaje sólido de condolencias o de empatía o una descripción creíble de los acontecimientos.

Las menciones al desastre heredado en materia de seguridad comienzan a deslavarse y el Gobierno se empeña en que los ciudadanos se conformen con la idea de que en algún momento del futuro se logrará pacificar el país.

 

El pelotón de avanzada

Ha tomado casi un año, pero los ciudadanos comienzan a identificar y a valorar a los integrantes del gabinete presidencial.

La presencia abrumadora del Presidente complica definir los perfiles de los secretarios, pero éstos comienzan a aparecer.

En una encuesta realizada, ésta sí con rigor metodológico, se conforma ya el pelotón de avanzada.

Ahí están Esteban Moctezuma, de Educación, y Olga Sánchez, de Gobernación. A ellos les sigue de cerca Irma Eréndira Sandoval, de la Función Pública, y después el canciller Marcelo Ebrard, que ha resentido la crisis migratoria.

De los cuatro que están en el vagón con el farol rojo pronto les daremos noticias, aunque podemos adelantar que ahí viajan dos de los secretarios más jóvenes.

 

Sin obstáculos judiciales

Se revocó la última suspensión que impedía el inicio de trabajos para construir el aeropuerto de Santa Lucía.

La secuencia de amparos detuvo la obra algunos meses hasta la irrupción de los abogados de la Sedena, que esgrimieron un argumento irrebatible: el de la seguridad nacional.

Quedan algunos trámites administrativos menores, pero los obstáculos judiciales desaparecieron. La antigua base militar será el Nuevo Aeropuerto Internacional de México.

Una vez construido faltará que las líneas aéreas  internacionales quieran usarlo.

 

 

 

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -