Academia


“No se puede culpar de todo al cambio climático”

Los incendios ocurridos recientemente podrían ser causa de la variabilidad climática, no se puede afirmar que el calentamiento global es la única respuesta a los fenómenos, señala académico del IG de la UNAM

“No se puede culpar de todo al cambio climático” | La Crónica de Hoy

Quemas agrícolas, sequías y descuido humano, entre las principales causas de incendios en México. UNAM

Hay que dejar de culpar al cambio climático por todo y hagamos un análisis serio del clima y de lo que hacemos con el manejo de nuestros recursos, señaló Víctor Magaña, académico del Instituto de Geografía de la UNAM. En conferencia, refirió que el incremento de los incendios en nuestro territorio se vincula más directamente con la quema para la agricultura que con los modelos del cambio climático que establecen tendencias de largo plazo. 

“Hacemos al cambio climático responsable de los incendios, pero no reflexionamos en todo lo demás”. De acuerdo con el especialista, si bien se ve una tendencia al alza en las temperaturas del mundo, provocadas por el cambio climático, asociar directamente los incendios que ocurren en todo el mundo es más complicado, puesto que entra otra variante, llamada variabilidad climática, que no se sujeta a los modelos en el largo plazo. 

“Entonces, ¿los incendios como los que hemos visto recientemente son debido al cambio climático o a la variabilidad climática? Podría ser sólo una diferencia semántica y considerar ambos como cambio climático; sin embargo, desde el punto de vista científico, es importante distinguir qué queremos decir por uno u otro. La variabilidad climática puede tener causas naturales y el cambio climático es producto de la actividad humana, por lo que las soluciones que requiere cada uno son diferentes”. 

Muchas personas, entre ellos artistas y no especialistas, muestran su preocupación y opinan que los incendios como los de Australia son provocados por el cambio climático, añade, no obstante, “desde el punto de vista científico no hemos resuelto del todo el problema entre conceptos del clima y el cambio climático; tenemos por una parte tendencias de temperatura y por otra anomalías climáticas, no es tan fácil hacer esas aseveraciones”.

Como ejemplo de aquellas cosas que los científicos no entienden bien, señala el académico, están los modelos de cambio climático, que refieren un aumento también en las lluvias, por lo que las sequías deberían de disminuir si es que se toman éstos al pie de la letra. “Por eso no podemos hacer afirmaciones a vuelo de pájaro… el cambio climático ocurre en tendencias de largo plazo, no puede ceñirse a un año en particular como los incendios atípicos de Australia —que son los mayores en medio siglo—; hay mucha incertidumbre sobre lo que sucede con las lluvias y falta mucho por entender el fenómeno climático en escalas de décadas”. 

“TEMPORADA DE INCENDIOS”. Por otra parte, el especialista enfatiza que los incendios son un reflejo de que el problema se aborda sólo desde lo provocado por el clima y no desde los responsables que deben de mantener una condición ambiental. En México, autoridades forestales han mencionado superficialmente que la temporada de incendios se incrementará este año; sin embargo, la tendencia de los datos climáticos no prevé un incremento de éstos, dijo. 

“No existen las temporadas de incendios. Éstos no brotan espontáneamente, sino que son consecuencias de un mal manejo del fuego y de los recursos. Quizá una parte del norte del país sea la única zona incendios originados por descargas eléctricas, pero aun así que se salgan de control es por falta de prevención”. 

El académico ejemplificó que, si se revisan los datos climatológicos y otros índices, como la sequía, se pueden explicar ciertos incendios. “Pero si vemos, que en estados como Michoacán o Yucatán no hay anomalías climáticas, ¿por qué se reportaron incendios fuera de control? La correlación refiere al incremento de la presencia y actividad humana”, que emplea la quema sistemática como técnica agrícola. 

Esto plantea un manejo distinto del problema, enfatiza, puesto que este tipo de consecuencias por la acción humana se pueden prevenir con políticas pública y el uso eficiente de los recursos. “Económicamente, es más barato prevenir el desastre que ir detrás de él para controlarlo, pero para ello se requiere un cambio cultural en gobierno y la sociedad en su conjunto”.

Comentarios:

Destacado:

+ -