Academia


Crean mapa de la Vía Láctea que ayudaría a entender la materia oscura

Empleando los satélites NEOWISE y GAIA, astrónomos obtuvieron una imagen sobre los exteriores de la galaxia y la acción gravitacional de la entre la Gran Nube de Magallanes

Crean mapa de la Vía Láctea que  ayudaría a entender la materia oscura | La Crónica de Hoy

Conforme orbita, la Gran Nube de Magallanes provoca perturbaciones estrellas a las afueras de la Vía Láctea. Esa interacción podría mejorar los modelos de galaxias y probar teorías sobre materia oscura. 

Empleando telescopios de la NASA (NEOWISE) y la ESA (GAIA), astrónomos han creado un nuevo mapa de todo el cielo de la región más externa de nuestra galaxia. Conocida como el “halo galáctico”, esta área se encuentra fuera de los brazos espirales que forman el disco central reconocible de la Vía Láctea y está escasamente poblada de estrellas. Aunque el halo puede parecer mayormente vacío, también se predice que contiene un depósito masivo de materia oscura, la sustancia misteriosa e invisible que se cree constituye la mayor parte de toda la masa del universo.

“Se espera que las interacciones gravitacionales entre la Gran Nube de Magallanes (LMC) y el halo de materia estelar y materia oscura de la Vía Láctea den lugar a fenómenos de desequilibrio en la Vía Láctea exterior”, señala el estudio “All-sky dynamical response of the Galactic halo to the Large Magellanic Cloud”, publicado el 21 de abril en la revista Nature.

Añade que se predice que una estela local seguirá la órbita de la LMC, así como una sobredensidad a gran escala en una enorme área del hemisferio norte galáctico.

En el estudio, los científicos del Centro de Astrofísica de Harvard- Smithsonian, (Cambridge, EU) y la Universidad de Arizona (EU), reportan que la detección tanto de la estela local como de la sobredensidad del norte ("respuesta colectiva") en un mapa de la Galaxia basado en mil 301 estrellas a distancias galactocéntricas entre 60 y 100 kiloparsecs.

La ubicación de la estela concuerda con una simulación que incluye el efecto dinámico de la Gran Nube de Magallanes en el halo de la Vía Láctea. Esta estela traza el camino de la LMC, que proporcionará información sobre su órbita y a su vez es una sonda sensible de la masa de la LMC y la Vía Láctea, apunta el estudio.

“Estos datos demuestran que el halo exterior no está en equilibrio dinámico, como se supone a menudo. La morfología y la fuerza de la estela podrían usarse para probar la naturaleza de la materia oscura y la gravedad”.

La interacción entre la materia oscura y la Gran Nube de Magallanes tiene grandes implicaciones para nuestra galaxia, pues la gravedad de la materia oscura la arrastra y ralentiza. Esto hará que la órbita de la galaxia enana sea cada vez más pequeña, hasta que finalmente colisione con la Vía Láctea en unos 2 mil millones de años, evento predicho mucho antes de la publicación del estudio actual.

Este tipo de fusiones podría ser un factor clave en el crecimiento de galaxias masivas en todo el universo. De hecho, los astrónomos creen que la Vía Láctea se fusionó con otra pequeña galaxia hace unos 10 mil millones de años.

“Este robo de la energía de una galaxia más pequeña no es solo por qué la LMC se está fusionando con la Vía Láctea, sino también por qué ocurren todas las fusiones de galaxias ", dijo Rohan Naidu, estudiante de posgrado en astronomía en Universidad de Harvard y coautor del nuevo estudio. “La estela en nuestro mapa es una clara confirmación de que nuestra imagen básica de cómo se fusionan las galaxias es acertada!”. 

 

 

Comentarios:

Notas Relacionadas:

Destacado:

+ -