Opinión


Nuevo mapa político

Nuevo mapa político | La Crónica de Hoy

México amaneció este lunes con un nuevo mapa político. Lo dibujaron en las urnas los ciudadanos en la elección más grande de la historia. 

Aunque pasará tiempo para evaluar sus nuevos contornos, el rasgo sobresaliente es que el INE y los ciudadanos cumplieron. La democracia en México dio un paso adelante.

La mejor noticia es que la ciudadanía ejerció de manera plena sus derechos políticos, a pesar de que se registraron incidentes, algunos graves, que no descarrilaron la jornada.

En contraste, candidatos y dirigentes partidistas mostraron el cobre. Se declararon ganadores antes de tiempo, en un gesto de irresponsabilidad que debe tener consecuencias.

En la jornada electoral, muchos políticos no estuvieron a la altura de los ciudadanos.

País multicolor

Los pronósticos que adelantaban que el país tomaría el color marrón de Morena no se cumplieron.

El partido en el poder obtuvo triunfos importantes pero el saldo general tiende a mostrar a México como un país multicolor. No hay un dominio hegemónico y eso es una buena noticia.

Quienes vendieron la proyección del carro completo para Morena tendrán que dar muchas explicaciones tanto a su militancia como a quien los puso en los cargos directivos.   

Ya arrancó en Morena la exigencia de que rueden cabezas, lo que confirma que la elección del 2021 definirá el elenco para la elección presidencial del 2024, cuando se sabrá si Morena fue, o no fue, un ave de paso.

El camino del Tribunal Electoral

Políticos y reporteros van camino a las instalaciones del TEPJF que será el foco de atención a partir de ahora.

Los magistrados sabrán lo que es amar a Dios en tierras de inconformes. Se espera que se imponga un récord de impugnaciones y muchas elecciones se diriman en el tribunal.

Hasta hace poco se daba por hecho que, en las instalaciones del Tribunal, Morena jugaba de local, pero eso ya no puede asegurarse. 

En días recientes se evidenció que los magistrados están dispuestos a dejar hablando solo a su presidente José Luis Vargas, que sí es incondicional de Morena y lo ratifica sin sonrojarse a cada rato.

Cadena de casualidades

La autoridad federal concretó la captura del ex gobernador de Nayarit, Roberto Sandoval, justo la víspera de la elección más grande la historia que incluyó, tome nota, la elección de un nuevo gobernador en Nayarit.

El operativo se realizó pocos días antes de la llegada al país de Kamala Harris y del reinició de actividades en nuestro país de los agentes de la DEA.

Vaya casualidades, dirán algunos, que no saben que las causalidades no existen.

Sandoval está en el radar de la procuración de Justicia desde el 2017 cuando fue detenido en San Diego, California, Edgar Veytia, mafioso nayarita, a quien le decían El Diablo, que también era, casualmente, Fiscal del estado cuando Sandoval era gobernador.

Sandoval se lució como histrión ese día ya que se dijo “sorprendido” de que su fiscal anduviera en malos pasos. Veytia, se dijo entonces, era socio del Cartel H2, justo el mismo grupo criminal implicado en el caso Cienfuegos. 

El H2 es el eslabón clave en la cadena de casualidades.

 

 

 

 

 

 

Comentarios:

Destacado:

+ -