Cultura


Octavio Paz y la arqueología, de Eduardo Matos Moctezuma

El libro se puede descargar gratuitamente hoy en libroscolnal.com. Compuesto de cuatro ensayos y una presentación, el volumen que explora los diferentes temas e intereses vinculados al mundo prehispánico y a la arqueología que atravesaron la obra paciana.

Octavio Paz y la arqueología, de Eduardo Matos Moctezuma | La Crónica de Hoy

Foto: Especial

El Colegio Nacional pone a disposición del público este 10 de agosto, la descarga gratuita del libro Octavio Paz y la arqueología, volumen que forma parte de la colección Opúsculos, editado por esta institución y escrito por el colegiado Matos Moctezuma.

Compuesto de cuatro ensayos y una presentación, el volumen que explora los diferentes temas e intereses vinculados al mundo prehispánico y a la arqueología que atravesaron la obra paciana, se puede descargar en libroscolnal.com.

En el primero, titulado “Reflexiones acerca de El laberinto de la soledad”, el autor aborda dos temas centrales en el pensamiento de Octavio Paz: la muerte y al indigenismo; en el segundo, cuyo título es “El tiempo recuperado” y que fue realizado con motivo de la exposición realizada en 2014 en el Palacio de Bellas Artes bajo el nombre En esto ver aquello. Octavio Paz y el arte, Matos Moctezuma describe la idea que tenía el poeta del arte prehispánico; en el tercero, se reproducen las palabras redactadas para la presentación del libro Lenguaje en libertad. El Colegio Nacional celebra a Octavio Paz, y, por último, el ensayo “Octavio Paz y la puerta del tiempo”, escrito para el homenaje realizado al premio Nobel de Literatura el 10 de junio de 2018 en el Palacio de Bellas Artes, rememora la figura del poeta así como su producción literaria vinculada al mundo prehispánico.

A continuación reproducimos un fragmento del libro Octavio Paz y la arqueología, escrito por Eduardo Matos Moctezuma, correspondiente al capítulo titulado El tiempo recuperado*. Octavio paz y el pasado prehispánico.

La arqueología entra en el tiempo pasado y logra recuperar aquello que fue y transportarlo al presente. Es un viaje al mundo de los muertos que yace enterrado en las entrañas de la tierra: ciudades y aldeas, mujeres y hombres, objetos de uso diario y de uso ceremonial, dioses y demonios, en fin, todo lo que el hombre crea y transforma. Estas palabras llevan en sí una fuerte carga de muerte y de tiempo que se transforman en historia.

Recordemos cómo Dante, acompañado de Virgilio, llegó a los infiernos. De la misma manera, tanto al poeta como al arqueólogo les es dado llegar al mundo de los muertos, el pasado enterrado, en donde encuentran los rostros que fueron y que los ven, con ojos pétreos, a través del tiempo mismo. El arqueólogo penetra en los arcanos de ese pasado por medio de esa máquina del tiempo que es la arqueología. El poeta lo logra también al traspasar la tenue cortina que separa lo vivo de lo muerto para asomarse a la ventana del tiempo y, con conocimiento e inteligencia, traer el pasado para dárnoslo convertido en poesía.

En las siguientes páginas, un arqueólogo acompaña al poeta a través de sus propias palabras…

Desde mi adolescencia me fascinó la civilización del antiguo México. Fascinación en todos los sentidos de la palabra: atracción, repulsión, hechizo. Varias veces, no sin temor, me he atrevido a escribir sobre ese mundo y sus obras; o más exactamente: sobre ese mundo de obras, casi siempre enigmáticas y con frecuencia admirables. Naturalmente, mis reflexiones sobre el arte de Mesoamérica han sido notas al margen, reflexiones individuales de un escritor, no juicios de un especialista. Sin embargo, en esos escritos procuré siempre atenerme a las pautas de los historiadores modernos.**

Estas palabras del poeta en lo que él llama “Reflexiones de un intruso. Post-scriptum”, nos llevan a meditar acerca de la aportación paciana al arte mesoamericano. Lo que el autor de El laberinto de la soledad piensa que son notas al margen y no juicio de un especialista las considero reflexiones profundas que llegaron a captar en todo su significado las esencias ancestrales de aquel mundo de vivencias que se expresaban, como dijera Paul Westheim, a través del mito. Y ya que menciono al estudioso alemán, veamos lo que nos dice Paz acerca de quienes nutrieron su acercamiento lúcido al arte prehispánico.

El Colegio Nacional suma a la descarga por 24 horas del texto mencionado, la invitación a reproducir la conferencia Tlatelolco a través de los tiempos (2015), a las 18 horas del lunes 10 de agosto, en la que participan Eduardo Matos Moctezuma y Leonardo López Luján, integrantes de esta institución.

Plataformas digitales de El Colegio Nacional: Página web: www.colnal.mx, Youtube: elcolegionacionalmx Facebook: ColegioNacional.mx y Twitter: @ColegioNal_mx, libroscolnal.com

 

*Este ensayo se publicó en el catálogo
de la exposición En esto ver aquello. Octavio Paz y el arte, Conaculta, México, 2014, pp. 215-230. 24 el tiempo recuperado

**11 México en la obra de Octavio Paz III. Los privilegios de la vista. Arte
de México, edición de Octavio Paz,
fce, México, 1987, p. 126.

Comentarios:

Destacado: