Nacional


ONG ambientales se quedan sin apoyo de IP: Carabias

Señaló que los ataques en el discurso oficial a estas organizaciones está ocasionado que el gobierno de la 4T “se quede sin pies, sin manos, sin ojos y sin aliados”

ONG ambientales se quedan sin apoyo de IP: Carabias | La Crónica de Hoy

La especialista ambiental compartió su preocupación ante los proyectos anunciados por la 4T.

Las organizaciones civiles ambientalistas están perdiendo el financiamiento de la iniciativa privada (IP) como consecuencia del discurso oficial que las coloca como parte de esquemas “neoliberales” y manejos poco pulcros de recursos económicos, señaló la ecologista Julia Carabias; a la par, las instituciones medioambientales del gobierno se están quedando sin presupuesto, dejando la puerta abierta para que el crimen organizado tome las áreas naturales.

La especialista lamentó que, debido al discurso oficial plasmado muchas veces en las conferencias mañaneras, la iniciativa privada se muestre cauta y retire apoyos que antes brindaba a organizaciones civiles protectoras de entornos ecológicos. El temor de los miembros de la IP es ser señalados, mal vistos.

Este estrangulamiento a las organizaciones civiles ambientalistas está ocasionando que el gobierno de la 4T “se esté quedando sin pies, sin manos, sin ojos y sin aliados”, comentó Carabias ayer durante la primera conferencia magistral que brinda luego de ser investida doctora honoris causa de la Universidad Nacional.

“Al quitar la presencia de las ONG, al desprestigiarlas y debilitarlas, otros actores se están fortaleciendo y, lamentablemente, no es el gobierno el que se fortalece (ante el declive de las organizaciones civiles ambientalistas); ese vacío está generando la ocupación del crimen”, mencionó.

El vacío en áreas naturales se completa con la reducción presupuestal a instancias como la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) que tuvo una reducción del siete por ciento respecto al año pasado y que representa un enorme retroceso para la lucha histórica del ambientalismo mexicano.

Otro de los claros ejemplos de este retroceso, agregó, es el de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp), que al día de hoy no cuenta con los recursos necesarios para operar, ocasionando que “los directores de las reservas no puedan llegar en sus vehículos con los brigadistas, porque no tienen llantas ni combustible. Es entonces cuando la sociedad civil se coopera para que puedan mantener sus funciones”, explicó la también reconocida bióloga.

La Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (Conabio), indicó, también se enfrenta a una situación complicada, luego de que Víctor Manuel Toledo, titular de la Semarnat, anunció que se convertirá en un órgano desconcentrado, con lo cual perdería su carácter multisecretarial, el patrimonio propio y la autonomía que tuvo tras décadas de intensa lucha para darle ese estatus.

La especialista ambiental compartió su preocupación ante este caso e hizo un llamado a las autoridades para reconsiderar la situación y “encontrar un ajuste que recupere la esencia que ha permitido que la Conabio tenga el éxito que tiene y que no destruyamos lo que ha sido una lucha de la sociedad”.

“Yo me niego completamente a aceptar que la política ambiental es producto del neoliberalismo y ha sido impuesta desde el extranjero y revindico la construcción colectiva nacional y comprometida de las políticas ambientales que han sido producto de la participación de miles de académicos, organizaciones sociales y de los dueños de la tierra”, comentó.

Lo construido a lo largo de décadas de desarrollo de una política, organismos e instituciones ambientales, comentó, “son en los espacios democráticos que hemos construido, los que tenemos que seguir reivindicando y sobre todo tenemos que defender, no nos los vayan a reventar”.

¿DESTRUCCIÓN HISTÓRICA? Referente al impacto de los megaproyectos que la 4T ha anunciado, el Tren Maya, la Refinería de Dos Bocas y el Canal Intercostero, cuya planificación ha alarmado a miles de especialistas ambientales, señaló que “no puedo más que recordar una visión que se tenía décadas atrás que consideraba que los terrenos que no se usaban eran terrenos ociosos, sin reconocer que esos espacios están destinados a que los ecosistemas continúen y que son requeridos por especies de plantas y animales”.

Respecto a la Refinería de Dos Bocas, la ambientalista afirmó que ya se han causado impactos negativos y daños en los manglares y que una vez más representan a la regresión, pues “no está respondiendo a la política de la transición energética y que por el contrario enfatiza el tema de los hidrocarburos” y que sobre todo va en contra de los compromisos que México ha adquirido luego de firmar tratados internacionales de sustentabilidad.

En cuanto a la construcción del Tren Maya que cruzará por el corazón de la selva y atravesará reservas de la biosfera, alertó que ya se ha anunciado la edificación de dos ciudades de aproximadamente 50 mil personas, las cuales dañaran aún más estos ecosistemas protegidos.

EL RETO. Julia Carabias reiteró que lo que se necesita es un espacio abierto al diálogo para la reflexión crítica, sin dogmas, ni exclusiones, “las cosas están trastocadas y tenemos que hacer planteamientos serios, no viscerales, hacer una propuesta de por dónde cerrar filas”.

Además hizo un llamado a la comunidad universitaria y a la juventud mexicana para crear movimientos con los que se pueda difundir las problemáticas de la política ambiental.

“Tengo una esperanza en ustedes”, le dijo a sus oyentes de la Facultad de Ciencias en CU, prácticamente todos jóvenes, “súmense, hagan una cosa muy seria de esto, exprésense, organícense, deberían tener un movimiento estudiantil en defensa de toda la problemática; éntrenle y hagan un movimiento sano, informado que le permita a la sociedad mexicana saber cuál es la problemática”.

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -