Mundo


Ortega quiere reanudar diálogo, pero se resiste a liberar presos políticos

Ortega quiere reanudar diálogo, pero se resiste a liberar presos políticos | La Crónica de Hoy

El régimen que lidera Daniel Ortega en Nicaragua y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, anunció ayer que está abierto a buscar “soluciones creativas y posibles” para superar la grave crisis que sufre el país desde abril pasado.
“Nuestro Gobierno (está) siempre abierto a conversar, escucharnos y buscar soluciones creativas y posibles para Nicaragua y entre nicaragüenses”, afirmó la vicepresidenta y primera dama, Rosario Murillo, quien, sin embargo, no dio respuesta a la petición de la oposición de liberar antes a decenas de presos políticos.
Murillo hizo ese anuncio dos días después de que el gobierno informara que se había reunido con un obispo y un grupo de empresarios con los que abordó “temas importantes para el bien común del país”, y en el que confirmaron “la necesidad de un entendimiento para empezar una negociación, a través de un encuentro incluyente, serio y franco”.
El obispo auxiliar de la diócesis de Managua, Silvio Báez, uno de los más influyentes de Nicaragua, señaló que la solución a la grave crisis que vive su país debe ser guiada por el ideal del “diálogo, la justicia y la democratización”.
Horas antes el obispo había advertido que “no puede haber diálogo si hay presos políticos”, en referencia a cientos de nicaragüenses que han sido encarcelados en los últimos 10 meses por participar en protestas antigubernamentales o alzar la bandera de Nicaragua.
Los mismos sectores sociales han advertido la necesidad de un diálogo “sin presos políticos” y con la garantía del respeto a las libertades públicas.
El diálogo entre las dos partes ya había iniciado en mayo pasado, pero fue abandonado de forma unilateral por Ortega en julio.
Efecto caída de Maduro. Para el antiguo operador político del sandinismo en el Poder Judicial, el exmagistrado Rafael Solís, Ortega está forzado a negociar ante la posible caída del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro.
También por una creciente presión internacional que incluye sanciones individuales a funcionarios nicaragüenses por parte de EU y de la Unión Europea, así como la posibilidad de expulsar a Nicaragua de la OEA, cuyo organismo ha comenzado a aplicar la Carta Democrática.

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -