Opinión


Para Oreja

Para Oreja | La Crónica de Hoy

De verdad ahora entiendo a muchos famosos que se alejan de cierta prensa de espectáculos o ciertos disque periodistas, pues lo que es querer enfrentarlos a situaciones incómodas como ahora que Sebastián Zurita estrenó una nueva serie: El juego de las llaves, de Amazon Prime.

El chisme no es la serie, sino que en ésta Sebastián tiene como pareja amorosa a Ela Velden, quien en la vida real es la novia de su hermano Emiliano Zurita, lo cual tampoco tiene nada de extraordinario, pero ya saben, empezaron el run run de que los hermanos Zurita comparten la misma novia. ¿Cómo? Pues corren a preguntarles y lo bueno es que ellos ya conocen a los que les encanta hacer chisme donde no hay y Sebastián sólo dijo: “Emiliano me dijo que es bueno que fuera yo, porque la iba a cuidar mucho y no me iba a pasar de lanza”.

Ahora hablemos de Dulce María, quien dijo que no tenía fecha para la boda, porque la habían estafado en un salón en Tepotzotlan; entonces la empresa decidió mostrar los documentos y contratos que dicen que ella entrego el 50 por ciento de anticipo para apartar la fecha. Pero deseaba casarse por la iglesia y la capilla del lugar no estaba autorizada. Pidió que le regresaran su anticipo, pero no leyó donde dice que si se cancela la fecha no hay devolución, incluso así le ofrecieron regresarle el 30 por ciento.

Pero Dulce María cambió otra vez de opinión y dijo que sí se casaba ahí por lo civil. Y semanas antes del supuesto enlace pidió que le regresaran en dinero porque ya no se iba a casar. Por lo que la empresa le dijo que sólo le regresaban el 15% pues ya estaba cercana la fecha.

Y qué creen, pues a Dulce María se le quitó lo dulce y les envió un Whatsapp donde los amenaza de que los iba a quemar porque ella era famosa.

 

Twitter: @vero1gallardo

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -