Opinión


Para Oreja

Para Oreja | La Crónica de Hoy

Que a mí no me guste, no significa que no tenga éxito. El lunes pasado arrancó la telenovela producida por Juan Osorio, Soltero con Hijas. Debo confesar que no vi el inicio, pero me llamó mucho la atención que la audiencia estuviera elevada en la televisión abierta.

En su día de estreno alcanzó 3.1 millones de visualizaciones, colocándose en el primer lugar de audiencia de todos los canales abiertos, TV Azteca e Imagen.

Exatlón tuvo 1.9 millones de televidentes, provocando que Soltero con Hijas estuviera un 58% arriba de su competencia. Incluso superó a Cuna de Lobos, que ni en su última semana ha logrado reponerse del fracaso.

El encuentro entre Vanessa Guzmán y Gabriel Soto es tan ridículo, que a mí, en lugar de hacerme reír me hizo enojar. Se me figuró una mala copia de alguna película de Pedro Infante, donde los futuros enamorados se pelean a lo tonto; pero era Pedro Infante, ni comparación.

En fin, después de estar una semana viendo Enamorándonos, puedo entender que tenga tanta audiencia, pues este programa nos muestra qué tan bajo podemos caer, es casi imposible creer que existan personas dispuestas a todo con tal de salir en la televisión.

Regresando a Soltero con Hijas e independientemente de mis gustos, espero que se mantenga con esos niveles de audiencia, pues al menos sabremos que hay 3.1 millones de mexicanos capaces de reír con cualquier tontería e incapaces de pensar y exigir algo mejor. ¡Pero vaya, somos más de 100 millones de mexicanos! Eso consuela.

 

@vero1gallardo

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -