Opinión


Pemex: No es el 20-F es el compromiso con el Medio Ambiente

Pemex: No es el 20-F es el compromiso con el Medio Ambiente | La Crónica de Hoy

Petróleos Mexicanos está a punto de liberar su reporte anual (bajo el formato 20-F) ante la Comisión de Valores de Valores de Estados Unidos, la temida SEC. Quizás ahora cuando usted lee esta columna ya se tenga información pública sobre el esperado informe que el año pasado se entregó con grandes retrasos por problemas logísticos para integrar la información en medio del grave momento que se vivía en el país por la crisis sanitaria. 

Esta vez, no habrá pretextos y la todavía Empresa Productiva del Estado tendrá que informar a sus inversionistas del mercado de bonos de Estados Unidos que enfrenta pérdidas millonarios, un difícil escenario de operación y problemas para seguir operando, al menos, como la conocíamos en los años dorados. 

Lo preocupante con el informe 20-F es que la entrega de información es tan detallada y pormenorizada que permite comparar – con base estándar de contabilidad – a Pemex con otras petroleras, me explicó el analista Pablo Zárate. Creáme que si las comparaciones son odiosas, en este caso son demoledoras. Pemex no sólo se convierte ya en una de las petroleras con más problemas de pasivos y márgenes sino en una de las compañías públicas más endeudas en cualquier sector. Triste porque Pemex para muchos mexicanos (me incluyo) es todavía un símbolo de toda la riqueza que tiene y ha tenido el país en medio de una transformación de las políticas energéticas en el mundo dirigadas a combustibles “verdes” en donde la electricidad será la reina. 

En el 20-F de 2019 ya recibimos malas noticias. Pemex, por ejemplo, tuvo que cumplir con impuestos y derechos superiores a 2019 hasta que el gobierno del Presidente López Obrador decidió para 2020 reducir la carga tributaria. De hecho, Pemex fue la única empresa que obtuvo apoyo fiscal desde el gobierno federal durante la pandemia. La única. 

El 20-F también nos confirma que Pemex tiene mayores costos de producción por barril y que quizás las reservas probadas aumentaron como la ha decidido el Presidente López Obrador. Quizás por ese apoyo fiscal el 20-F del 2020 podría lucir menos dramático. 

Para los inversionistas del mercado de valores, el 20-F representa la información más confiable y que, como dice Pablo Zárate – experto en el sector de la energía – presionará las narrativas que - con muy buena fe y nacionalismo – se esmeran  en encontrar para nuestro querio Pemex una salida en medio de la oscuridad. El 20-F también debería de ser, en cambio, la oportunidad de Pemex para mostrar que también tiene un plan con un enfoque decidido en los temas ambientales. Los grandes bancos, las empresas de tecnología y, por supuesto, los gigantes de la energía ya lo están haciendo.

Los bancos como BBVA, por ejemplo, ya han fijado una fecha para dejar de financiar empresas que no tengan una operación que cuide el medio ambiente. Las armadoras de autos ya están anunciando planes en el mismo sentido. Pemex, insisto, tiene esa gran oportunidad. ¿Qué vamos a anunciar los planes de la refinería de Dos Bocas para producir más petróleo? No sé, me pregunto qué puede decir Pemex en materia ambiental.  “Pemex ha sido advertido por Climate Action 100+ de la necesidad de un compromiso serio en la materia. Si al cerrar el ciclo de  este reporte (20-F) se evidencia que Pemex desoyó las advertencias, su panorama se seguirá apretando, ahora desde un nuevo frente”, me aseguró Zárate. Vamos Pemex, tú puedes cambiar. C.P. Rocío Nahle. 

Mala idea Señor Mayer 

 Bajo la premisa de que todos somos ladrones de contenidos, el actor Sergio Mayer revivió ayer la iniciativa para imponer un impuesto en dispositivos móviles con el aparente propósito de beneficar a los creadores de contenidos, incluso dijo que era in memoriam del maestro Armando Manzanero. Mayer trae a México – quizás con buenas intenciones – una legislación que perfectamente podría haber sido viable hace una o dos décadas. Hoy, sin embargo, los contenidos no se almacenan Señor Mayer, acaso se miran y se dejan ir. La proliferación de minutos, horas y horas de contenidos en todas las plataformas convierte a su iniciativa en un acto que encarecerá el costo de los dispositivos y ya lo habíamos comentado hoy más que nunca necesitamos que niños y mujeres que no cuentan con una computadora puedan tener acceso a una ¿Escuchó usted el caso de la Maestra de Inglés violentada por su pareja porque se atrevió a usar su computadora? Creo que no.

¿Grabará usted el envío de enlaces entre millones de consumidores que en nuestro país  se comparten, nos compartimos contenidos que ya están en plataformas?  Sin embargo, lo más preocupante no es la anacronía de esta legislación sino el destino de los fondos. ¿Quién los va a vigilar? ¿Usted? ¿Cómo se van a distribuir? ¿Usted lo hará?  Mala idea Mayer.

La copia privada se aplicaba hace más de dos décadas a los equipos que quemaban CDs. Lo cual me parece muy lógico pero ya pasó; ahora gravar dispositivos es una ocurrencia del ahora legislador Sergio Mayer. Quizás lo que busca Mayer es consolidar un fondo para artistas y creadores afectados por la pandemia que tras 13 meses de ver reducidos sus ingresos necesitan urgentemente apoyo para subsistir.

Entonces, Señor Mayer investigue y busque cómo este sector de la población, como ha sucedido en países como Francia que ha apoyado a sus artistas, ha obtenido la aprobación de políticas públicas transparentes y efectivas. Hace falta que los legisladores muestren un verdadero conocimiento de las problemáticas socilaes y que no copien iniciativas o ideas trayéndolas a valor presente. Necesitamos legisladores más preparados, necesitamos que nuestros representantes observan la viabilidad de iniciativas que corren el riesgo de dañar estructuralmente a sectores que están avanzando en la creación de empleos. No más ocurrencias.  

Comentarios:

Notas Relacionadas:

Destacado:

+ -