Opinión


Periodismo súper banquetero. Entrevista a Ana María Muñoz Espinoza

Periodismo súper banquetero. Entrevista a Ana María Muñoz Espinoza | La Crónica de Hoy

El concepto de entrevistas banqueteras tiene una connotación extendida y negativa: son las entrevistas que da cualquier funcionario público mientras camina rumbo a su auto, la entrada de un restaurante o la chamba. Esa connotación me desagrada porque por lo regular los entrevistados dicen sandeces o lanzan puyas para calentar el ambiente politiquero. ¿Y si le damos otra connotación a la entrevista banquetera? Eso me propuse para la microentrevista de hoy. Revalorar ese género periodístico mediante el diálogo con una vecina muy apreciada por toda la comunidad de la colonia Santa Úrsula Xitla a propósito de una problemática común: el agua. 

A la señora Ana María Muñoz Espinoza todos le guardamos mucho respeto y cariño porque ella, como otros vecinos, han trabajado desinteresadamente por la colonia. 

-Anita, platíqueme en pocas líneas cuál fue el cargo por el que fue votada por nosotros y, desde ese campo, de que manera trabaja por la colonia más allá de que con nombramiento o sin él a mí me consta el apego que tiene por Santa Úrsula Xitla. Antes advirtamos a nuestros lectores que usted no aspira a ningún cargo político para evitar suspicacias. Se trata, sencillamente de un diálogo vecinal para darle un lugar digno a la entrevista banquetera.

-Yo, y otros ciudadanos residentes de la colonia, fuimos votadas y votados para representarlos y tratar con las autoridades de la alcaldía, los problemas y carencias de los vecinos para la Comisión de Participación Ciudadana, Copaco.

-Vamos al punto: ¿Qué pasó el 23 de febrero, en la Colonia Santa Úrsula Xitla?

-Nos suspendieron el servicio de agua en las calles de Cerrada del Convento hasta pie de la Loma. Muchas familias nos quedamos sin ella por siete días.

-¿Y que hicieron, vecina?

-Desde ese día levantamos varios reportes por la falta de suministro y hasta el sábado 27 vino una persona de la JUD, Área de Operación Hidráulica de la Alcaldía de Tlalpan.

-¿Cuál fue su dictamen?

-Me informó que había una fuga en la calle de La Loma y por esa razón fue necesario cerrar las válvulas. Me comentó que el sábado veía difícil realizar la compostura pero que tratarían de repararla el domingo 28 sin asegurarme nada.

-Si le entendí bien, Anita, cerraron las válvulas y se les olvidó que tenían un trabajito pendiente… reparar una fuga. Kafkiano el asunto. ¿Y la repararon el 28?

-No vinieron.

-¿Entonces?

-El lunes primero de marzo…

-Perdón que la interrumpa, pero ya llevaban una semana sin agua corriente. 

Así es. El lunes acudimos una vecina y yo a la calle de La Loma para tratar de localizar la posible fuga, algún indicio de que los trabajos ya estaban en marcha y nos topamos con una excavación que ya había sido cubierta con costales de cascajo. Supusimos que podría tratarse de la fuga y nos dirigimos a la Alcaldía. En Operación Hidráulica nos comentaron que en ese momento acababa de salir la cuadrilla para reparar la fuga y ahí nos tienes de regreso a la vecina y a mí corriendo de nuevo a La Loma. 

-¿Y?

-Encontramos a la cuadrilla revisando la válvula que existe en esa calle. Cuando nos vieron llegar dijeron: “¡Ahí vienen, vámonos!” La vecina corrió, los alcanzó y le comentaron que iban rumbo al pozo TL-7 ubicado en la colonia Hornos, que es el que en realidad nos surte el agua. Al llegar descubrimos que el pozo tenía excelente nivel pero que la válvula estaba cerrada.

-Es decir que quien le informó el 27 de febrero que había una fuga, ¿o no sabía que ya había sido reparada y la repararon el 28, o, peor aún, fue reparada entre el 23 y el 27 y en cualquiera de los dos casos olvidaron abrir la válvula?

-Nos dejaron sin agua todos esos días por desorganización, desinformación y desorden. En realidad, esas personas nos tienen como rehenes con los cortes arbitrarios de agua. Tú sabes que esta situación se presenta muy seguido en Santa Úrsula cada vez que hay fugas. 

-Es decir, casi diario. Ya me imagino cuando llegue la temporada de lluvias, Vivimos en un bucle de fugas y baches, entre otros problemas.

-Los trabajadores se quejan de que no tienen el material ni las herramientas para realizar los trabajos y cuando eso sucede cierran las válvulas para evitar el desperdicio del agua. Sólo hasta que tienen materiales y equipo para realizar su trabajo regresan a terminarlo.

-Es posible, Anita. También he visto manifestaciones de personal de limpia por circunstancias similares. Pero tendríamos que considerar que los ramales de las casas o conjuntos habitacionales que conectan con las tuberías centrales no tenemos ni la menor idea de en qué estado se encuentren, a qué profundidades están y cuántos puedan provenir de sistemas de conexiones, en una suerte de cruces también kafkianos pero a nivel subsuelo, que ni los responsables mismos tienen la menor idea de para qué conexiones trabajan.

-Para eso es importante el estudio de georadar.

-Así, es vecina, y como de ese tema ya publiqué un pequeño desarrollo, permítame poner en contexto a nuestros lectores mediante el práctico recurso del autorrefrito: A principios de 2020, en los términos de la Ley de Participación Ciudadana los vecinos de la colonia votamos por nuestros representantes a la Comisión de Participación Comunitaria (Copaco), proceso en el que usted, como ya nos explicó aquí arriba resultó electa entre otros vecinos. En el mismo marco de la Consulta de Presupuesto Participativo 2020 y 2021 el proyecto que arrasó fue el Estudio de Georadar que a grandes rasgos consiste en una suerte de tomografía del terreno a nivel de calles y banquetas de toda la colonia para conocer el estado real del subsuelo y sus posibles afectaciones como fugas de agua potable, socavones, rupturas de drenaje, etcétera. Con esa información tendríamos un mapeo subterráneo de los servicios que le servirían a la autoridad para tomar decisiones correctas sin dilapidar el escaso erario. Es decir la obra de infraestructura hidráulica, reencarpetado y banquetas podría tener una vida más larga ¿Sabe cómo va el asunto del estudio de georadar? Antes de que me responda, y también para evitar cejas alzadas, digamos claramente que ni usted, ni yo y mucho menos el vecino que propuso el proyecto tenemos intereses pecuniarios, ni vínculos de otra clase, con ese estudio que le urge a la colonia para lucir menos grotesca (aunque hay calles que la libran) y sobre todo para ser más segura para peatones, ciclistas y conductores de vehículos motorizados.

-Pues no hemos quitado el dedo del renglón, David. Estamos atentos para que se conforme la Comisión que recibirá ese presupuesto y poder empezar el estudio.

-Pues me resultó muy agradable armar este diálogo de común acuerdo. Quién se iba a imaginar que las entrevistas banqueteras nos dieron hasta para platicar del subsuelo. Le deseo mucha salud a usted y su familia. 

 

* * *

Letras al pie

Hay otros vecinos con los que podría hacer entrevistas banqueteras, si apoyamos el comercio local lo mismo debemos hacer con la problemática local y cuando me sea posible lo haré desde mi cancha.

Comentarios:

Destacado:

+ -