Academia


Perseverance, listo para perforar hasta 5 metros el suelo de Marte

El robot de la NASA busca responder a una de las preguntas clave de la astrobiología: ¿Hay signos (o biofirmas) de vida microbiana pasada en el planeta rojo?

Perseverance, listo para perforar  hasta 5 metros el suelo de Marte | La Crónica de Hoy

Hace 45 años la humanidad logró colocar dos primeras naves sobre la superficie de Marte y enviar fotografías a la Tierra. Desde aquella misión de las sondas Viking 1 y 2 se ha acumulado evidencia de que el planeta rojo alguna vez tuvo agua líquida y que desapareció para convertirse en un desierto congelado. También se ha descubierto que, en el pasado, Marte tenía ambientes más cálidos en la superficie que podrían haber apoyado la vida microbiana. A partir de estos datos, el robot Perseverance, que llegó el 18 de febrero, busca responder a una de las preguntas clave de la astrobiología: ¿Hay signos (o biofirmas) de vida microbiana pasada en Marte?

Responder esta pregunta requiere un nuevo conjunto de instrumentos de vanguardia para abordar la cuestión desde muchos ángulos. Dos de los equipos científicos que por primera vez fueron enviados en una misión a Marte, dentro del robot Perseverance, permitirán por primera vez la medición del clima y la estructura de varias capas del subsuelo. 

Gracias al equipo Coring Drill, se podrá hacer perforaciones de hasta 5 metros de profundidad y realizar colecta de rocas y polvo marciano. Adicionalmente, gracias al equipo MEDA, por primera vez se generará con una medición detallada de vientos, temperaturas, luz y radiación.

PERFORACIÓN PROFUNDA. Anteriormente ya se había probado un primer taladro en la superficie de Marte, enviado en 2012 en el brazo del robot Curiosity, pero sus perforaciones sólo entraban en las rocas a profundidades muy pequeñas, de entre 1.6 y 5 centímetros. Ahora se espera que Perseverance vaya mucho más allá en las indagatorias posibles con taladros ya que podrá entrar a profundidades de hasta 5 metros. 

Desafortunadamente, en la misión anterior el taladro del Curiosity generó más problemas que respuestas. Desde principios de 2015, el mecanismo de percusión en el taladro que ayuda a cincelar en roca tuvo un cortocircuito eléctrico intermitente. En 2016, el motor en el interior del taladro causó un mal funcionamiento que impidió que Curiosity moviera su brazo robótico y se dirigiera a otra ubicación. Tras una reparación parcial remota, aislando circuitos eléctricos, se pudo mover el brazo robot de Curiosity, pero la perforación permaneció suspendida indefinidamente. 

Ahora, el taladro del Perseverance ofrece otras posibilidades de trabajo pues cortará núcleos de roca intactos que son del tamaño de un pedazo de gis o tiza y los colocará en tubos de muestra que almacenará hasta que el robot llegue a un lugar apropiado en Marte. La idea es que esas muestras puedan ser enviadas hacia la Tierra gracias a una misión que ya se ha diseñado, pero todavía se está preparando. Lo que ocurre es que el robot podría potencialmente entregar las muestras a un futuro robot que descenderá en años próximos y que forma parte de la campaña de retorno de muestras de Marte planeada por la NASA y la ESA (la Agencia Espacial Europea).

Una vez que las muestras lleguen aquí a la Tierra la humanidad podría examinarlas con mayor precisión con instrumentos demasiado grandes y complejos que ahora no pueden ser colocados en un pequeño robot enviado a Marte, pero que aquí proporcionarían mucha más información sobre el suelo marciano.

DESCRIPCIÓN DEL CLIMA. Los investigadores de la misión más reciente a Marte parte del principio de que para buscar rastros de vida pasada o evaluar la posibilidad de enviar una futura misión controlada a ese planeta, el contexto lo es todo y por ellos es indispensable conocer con detalle el cambiante clima del lugar.

Los orbitadores de Marte han estado recopilando imágenes y datos del cráter Jezero desde unos 322 kilómetros de altura, pero encontrar señales de vida antigua en la superficie requiere una inspección mucho más cercana, que será realizada por Perseverance

Entender las condiciones climáticas pasadas de Marte y leer la historia geológica incrustada en sus rocas dará a los científicos una idea más rica de cómo era el planeta en su pasado lejano.

El instrumento que colectará todos los datos meteorológicos se llama MEDA, que es la abreviatura del Analizador de Dinámica Ambiental de Marte. Parte de su objetivo es reunir lo básico: temperatura, velocidad y dirección del viento, presión y humedad relativa. Los modelos de la temperatura en el lugar de aterrizaje de Perseverance van desde un promedio de menos 88 grados Centígrados por la noche a aproximadamente menos 23 grados Centígrados por la tarde.

Una diferencia clave entre MEDA y sus predecesores es que también medirá la cantidad, la forma y el tamaño de las partículas de polvo en la atmósfera marciana. El polvo es una gran consideración para cualquier misión de superficie en Marte. Se apodera de todo, incluyendo naves espaciales y cualquier panel solar que puedan tener. También impulsa procesos químicos tanto en la superficie como en la atmósfera, y afecta a la temperatura y el clima.

 

 

 

Comentarios:

Destacado:

+ -