Deportes


Pesista chileno fumó marihuana por depresión previo a Tokio 2020

El cubano-chileno finalizó en la última posición y al final aseguró que quiere dejar el deporte por múltiples problemas físicos y mentales.

Pesista chileno fumó marihuana por depresión previo a Tokio 2020 | La Crónica de Hoy

El pesista chileno de origen cubano Arley Méndez fumó marihuana previo a un control antidopaje debido a que quería escapar de la depresión, una apelación le permitió competir en los Juegos Olímpicos Tokio 2020, donde terminó en el último lugar de su prueba en menos de 81 kilogramos, un caso similar a la de la tenista japonesa Naomi Osaka o la gimnasta estadunidense Simone Biles.

La salud mental ha sido un tema recurrente en los últimos días durante la justa olímpica, ya que varios deportistas se han visto afectados por depresión, pero el caso del halterista es muy especial, ya que para tratar de evadir la competencia consumió cannabis un día antes de un control antidopaje en Cali, Colombia, previo al torneo preolímpico de halterofilia.

En junio fue notificado de su positivo por marihuana, aunque la apelación del Comité Olímpico de Chile progresó y pudo viajar a la justa olímpica, ya que su castigo terminaba tres días antes de su competencia, por lo que uno de los 22 cubanos que compiten en Tokio 2020 por otro país, pudo participar en tierras niponas.

Sin embargo, el cubano-chileno finalizó en la última posición y al final aseguró que quiere dejar el deporte por múltiples problemas físicos y mentales.

“Me retiro, ya no quiero levantar más pesas. El deporte me está haciendo daño, estoy sufriendo mucho con dolor, depresiones... no aguanto más. Espero que me entiendan. Yo me iba a retirar hace tiempo, pero sabes lo que pasa: tengo familia y tengo que alimentarla”, explicó.

“En Cali estaba decepcionado, y cogí la marihuana. ¿Qué atleta hace eso 48 horas antes de que le toque medirse?, yo lo hice adrede para irme al carajo. Pero es algo que me duele: esto es mi vida”, dijo el abrumado pesista.

Hace ocho años y cuando tenía 19 años, Méndez llegó a Chile con la delegación cubana para el Panamericano Juvenil de Halterofilia, con el objetivo de huir del régimen cubano para ganar más dinero y ayudar a su familia.

Tras ganar la competencia, con la ayuda de un amigo chileno, desertó y quedó indocumentado en Chile, su pasaporte lo regresó a la isla su entrenador, por lo que tuvo que sobrevivir trabajando en gimnasios de la capital chilena, con un salario de 300 dólares mensuales

Chile lo nacionalizó, fue tricampeón mundial en Turkmenistán en 2017 y se convirtió en uno de los favoritos a medalla en los JO Tokio 2020, donde terminó último sitio y con 27 años vislumbra el retiro y una nueva vida alejada del deporte de alto rendimiento que al final le trajo más sufrimientos que alegrías.

Comentarios:

Destacado:

+ -