Metrópoli


Plazas de Eje Central cobijan a la mafia que vende celulares robados

Colombianos y asiáticos se suman al negocio: “Si te lo llevas yo te lo doy desbloqueado con garantía”. Ofrecen los dispositivos a menos de la mitad de precio, liberados y con un nuevo IMEI, según ellos.

Plazas de Eje Central cobijan a la mafia que vende celulares robados | La Crónica de Hoy

La plaza FAN CENTER es uno de los puntos de venta de teléfonos robados. Los locatarios colocan los celulares a lado de piezas hechizas o de baja calidad. En la Frikiplaza te ofrecen un teléfono que cuesta alrededor de 20 mil pesos en 2,500.

Las plazas de Eje Central: Fan Center, de la Tecnología, Meave, Tecnobit, Teresa y la Frikiplaza son efectivamente el epicentro de la mafia de robo de celulares.

En ellas, a pesar de los candados y las prohibiciones que han establecido las autoridades del Gobierno de la Ciudad de México, puedes conseguir lo que quieras.

Sólo es cosa de tener dinero para pagarlo. “Quieres un Iphone X, te cuesta seis mil con 128 de memoria (su valor en el mercado es de 12 a 25 mil dependiendo la versión y capacidad), un Huawei Nova 5T (su costo real es superior a los 10 mil pesos), en 4 mil; el Huawei Mate 20 PRO (de 24 mil pesos aproximadamente), está en 8 (mil); y como lo quieras, hay hasta de mil 500 o dos mil, dependiendo lo que estés dispuesto a pagar”, es como empleados de algunos locales de dichas plazas resumen el catálogo de su mercancía.

 —¿Están liberados?—se le pregunta a Josué, un hombre moreno, alto y fortachón que ofrece los teléfonos sin pudor alguno en la plaza Fan Center, que se encuentra sobre el Eje Central, frente a la churrería de El Moro.

Crónica visitó estas plazas, y en todas se encontró con la venta de celulares robados, sólo que ahora quienes los ofrecen no se encuentran instalados en la vía pública ni afuera de dichos establecimientos, sino adentro de los inmuebles y disfrazados de distribuidores de empresas telefónicas o de venta de piezas y reparación de teléfonos.

¿No que ya no se puede vender un teléfono robado, que los bloquean?—se le cuestiona a José.— Para todo hay modo… Si te lo llevas yo te lo doy desbloqueado y con garantía...

“Es más ai’ te va la prueba para que veas que no es choro”, dice, temerario, intentando convencer al reportero.

Y sí, prendió un Iphone X frente a nosotros. Encendió normalmente, sin pedir contraseña, sólo que al momento en que nos lo proporcionó para examinarlo y que comprobáramos su dicho, aún aparecían las cuentas de la persona a la que seguramente le fue hurtado.

Tiene configuradas las redes sociales de una chava—se le dijo.

—Eso qué, se borran fácil y ya, como nuevo.

Como este caso encontramos muchos. Todos ofreciendo teléfonos de moda y precios altos  a bajos costos “y con garantía de seis meses”.

Detrás de la vitrina de uno de los locales de “reparación en una hora y en tu presencia”, en la Plaza Meave, un señor de tez blanca y bigotón, con un acento extranjero, quizá colombiano, ofrece un teléfono Huawei Nova 5T en 2 mil 500, cuando su precio real es por arriba de los 10 mil pesos.

“Ándale, compa, te lo garantizo, te saldrá bueno, para que se lo regales a mamá o a la novia… Anímate”.

Y es que en Meave ya no sólo los compatriotas se dedican a la venta de teléfonos robados, también observamos a personas asiáticas y a sudamericanos. Unos ofrecen la mercancía y otros la reparan.

“Vente para acá bro, no le hagas caso a ese pinche chino que sólo quiere robar. Mi merca es más limpia y más bara…”, arguye Roberto Méndez, un joven que también se dedica al “bisnes” de los celulares robados.

“Ellos sólo te venden mercancía pirata que se descompone en un mes. Además de ser robados le cambian las piezas… son hechizas, por eso se descomponen”, insiste para convencer.

EN “TEPISUR” OCURRE LO MISMO. En Tepito, los puestos donde ofrecen teléfonos liberados y sin registro en el código IMEI se cuentan por racimo: todos ofrecen dispositivos usados y sin factura.

Un teléfono que cuesta alrededor de 20 mil pesos en una tienda establecida, en Tepito se consigue en 2 mil 500.

“Va limpio, sin cuenta, con el IMEI cambiado, es un Iphone X de 256 gigas, te lo pongo en $2,500”, ofrece uno de los comerciantes, quien te contacta apenas te observa caminar sobre el Eje 1 Norte.

Pero no es el único lugar donde se siguen traficando teléfonos de dudosa procedencia. En los puestos del tianguis El Salado siguen llegando personas a vender celulares, “sólo que aquí trabajamos de madrugada”, antes de que aparezcan los puercos (policías).

Llegan y extienden un trapo aterciopelado color rojo. Ahí exhiben los aparatos…

“Están liberados, no traen cuenta y todo se te va con garantía de tres meses. Si quieres hacer un cambio, los aceptamos. (Si) más adelante lo quieres cambiar, me lo traes y te lo cambio por otro, sin problema”, ofrece el vendedor que todos los miércoles se instala bajando el puente Amador Salazar, cerca de la estación Santa Marta Acatitla.

Más de 20 mil casos de robo de celulares se registraron en 2018, tan sólo en Ciudad de México.

Debido a esto, el gobierno de la capital del país ha implementado medidas contra esta forma de delincuencia, como el registro de IMEI y la prohibición de venta de celulares en tianguis.

De hecho, esta última medida ahora se ve reforzada por una reforma de ley que castigará el robo de celulares con dos a seis años de cárcel. Esta nueva medida fue aprobada por el pleno del Congreso de Ciudad de México, y se busca que su aplicación sea inmediata.

 

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -