Mundo


"Policía rusa cometió abusos contra manifestantes opositores", considera la ONU

La Oficina de Derechos Humanos de la ONU consideró hoy que la Policía rusa hizo un "uso excesivo de la fuerza" contra los participantes en una manifestación no autorizada en Moscú, durante la cual más de un millar de personas fueron detenidas, aunque la mayoría fue liberada posteriormente.

- La Oficina de Derechos Humanos de la ONU consideró hoy que la Policía rusa hizo un "uso excesivo de la fuerza" contra los participantes en una manifestación no autorizada en Moscú, durante la cual más de un millar de personas fueron detenidas, aunque la mayoría fue liberada posteriormente.

"Instamos a las autoridades rusas a que permitan a los ciudadanos participar sin restricciones en manifestaciones pacíficas. La policía debe utilizar la fuerza solo como último recurso", señaló el portavoz del organismo, Rupert Colville.

La Oficina de Derechos Humanos ha recibido informaciones de violaciones de los derechos de muchos de los detenidos, que no tuvieron acceso a abogados de su elección y no pudieron comunicarse con sus familias.

"También tienen derecho a no confesar ni testificar contra ellos mismos, al mismo tiempo que tienen derecho a la salud, lo que incluye acceso a medicinas, alimentos y agua", dijo, tras recordar que hay informaciones que indican que hubo detenidos a los que se les negó agua y comida.

Preguntado sobre el número de manifestantes que seguirían detenidos, Colville respondió que la situación es varible porque "algunos fueron detenidos en dos ocasiones", al volver a unirse a las protestas tras ser liberados por primera vez.

Cerca de ochenta arrestados tuvieron que pagar multas de entre 160 y 2.300 dólares, mientras que unos cuarenta fueron sentenciados a penas de tres a quince días de cárcel.

La manifestación fue convocada por la oposición rusa después de que la Comisión Electoral de Moscú denegara la inscripción de 57 candidatos opositores en los comicios municipales del próximo 8 de septiembre.

La razón que dio la instancia electoral fue que parte de las firmas que recabaron para participar en las elecciones habían sido manipuladas y eran falsas.

Colville sostuvo que no hay pruebas de la veracidad de las acusaciones de fraude formuladas por las autoridades rusas y que negar a una persona su derecho a "participar en asuntos públicos es violar un derecho fundamental".

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -