Academia


Ponen en órbita nanosatélite de la UNAM; probará sistemas de monitoreo

También verificará las telecomunicaciones con estaciones en México y computadoras de vuelo / Iniciaron maniobras para asegurar funcionamiento del NanoConnect-2

Ponen en órbita nanosatélite de la UNAM; probará sistemas de monitoreo | La Crónica de Hoy

El nanosatélite mexicano fue construido en alianza academia-gobierno-empresas. FOTO: UNAM

Tras la liberación exitosa en órbita del nanosatélite mexicano NanoConnect-2, ayer domingo, comienzan una serie de maniobras para asegurar su operación formal a 504 kilómetros de altura sobre el nivel del mar, después de ser trasladado a bordo del cohete Polar Satellite Launch Vehicle (PSLV)-C51. El objetivo de NanoConnect-2 es probar computadoras de vuelo; sistemas de monitoreo, telecomunicaciones con estaciones en México y estructuras mecánicas. 

La colocación en el espacio del nanosatélite NanoConnect-2 es considerada una demostración práctica y efectiva de la capacidad de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) de generar sinergia con actores externos, de triple hélice pues es una alianza academia-gobierno-empresa: la UNAM con su experiencia y conocimiento; el gobierno de Hidalgo con su capacidad logística y también hay empresarios.  Juntos, ya trabajan en la construcción de otros dos satélites de esta familia, llamados NanoConnect-3 y NanoConnect-4 

El cohete (PSLV)-C51despegó a las 22:54 horas del sábado 27 de febrero (hora de la Ciudad de México). Este vehículo trasladó 19 satélites de India, Brasil, China, Estados Unidos y México, que fue liberando a diferente altura, a lo largo de una hora y media después de despegar de la base del Satish Dhawan Space Center, SHAR, Sriharikota.  

Cerca de las dos de la mañana de este 28 de febrero, la Organización para la Investigación Espacial India (ISRO por sus siglas en inglés) confirmó oficialmente que los 19 satélites que transportaba el cohete fueron liberados correctamente. El mayor de estos satélites es de Brasil y China, se llama Amazonia1 y estará dedicado a vigilar la cobertura vegetal de la Selva del Amazonas y los cambios de uso de suelo por agricultura en ese país. 

Un detalle político singular fue que durante el lanzamiento del cohete con el nanosatélite, realizado a las 22:54 horas del sábado, el gobernador de Hidalgo, Omar Fayad estuvo reportando en twitter y escribió “algo especial tienen los cohetes, su fuerza toda esa potencia y esa masa de fuego y humo, que nos llena de asombro, nos hace vibrar y nos produce inspiración”.

Dato fuera de lo común en el actual contexto de ruptura entre el gobierno federal y los científicos mexicanos.

PRECURSOR.

Gustavo Adolfo Medina Tanco, líder del proyecto y director del Laboratorio de Instrumentación Espacial LINX, del Instituto de Ciencias Nucleares (ICN) de la UNAM informó horas antes del lanzamiento que el aparato es parte de una serie de satélites llamada NanoConnect los cuales ofrecen herramientas de tecnología que permitirán posicionar a México como un actor en el sector espacial en el desarrollo de instrumentos y aplicaciones para órbitas bajas. 

El universitario informó que también se avanza en la fabricación de NanoConnect-3, el diseño de NanoConnect-4 y, posteriormente, se trabajará en una nueva serie de nanosatélites. 

Los equipos fueron diseñados y fabricados por LINX, en coordinación con el gobierno de Hidalgo. El primero de esta serie fue NanoConnet-1, el cual realizó en noviembre de 2017 un vuelo suborbital utilizando la plataforma estratosférica ATON de LINX, operada desde Pachuca; validó que las tecnologías desarrolladas en la UNAM son funcionales y sirvieron de base para la construcción del nanosatélite que será lanzado. 

El objetivo de NanoConnect-2 es probar que cada instrumento que conforma el equipo funciona correctamente en el espacio; es decir, las computadoras de vuelo; los sistemas de monitoreo, potencia, telecomunicaciones y los que están en tierra; así como las estructuras mecánicas. 

Los datos que permitirán a los expertos universitarios saber si los sistemas funcionan correctamente llegarán a la Estación Terrena, ubicada en las instalaciones del ICN en Ciudad Universitaria. 

“También pretendemos probar la capacidad de ese satélite para prestar servicios para una carga útil y, para ello, contamos con una empresa americana que produce antenas de altísima tecnología, un ancho de banda muy, muy grande. El equipo trabajará con nuestros sistemas de comunicación, pero en algunos momentos pasará a usar este sistema externo, de manera de comparar la eficiencia de esa nueva antena”, precisó el científico.  

El NanoConnect-2 podría comenzar a trabajar inmediatamente y en tres o seis meses completar la misión de validación de equipos y la prueba de la referida antena, por lo que se espera continúe su labor algunos años hasta que sea atraído a la superficie terrestre. 

Medina Tanco enfatizó que, como toda misión espacial, NanoConnect-2 tiene un grado de riesgo de fracaso; sin embargo, superó las pruebas de calificación necesarias, además se desarrollaron tecnologías y recursos humanos indispensables para los planes de largo plazo de la UNAM y LINX. 

Su construcción, aseveró, se realizó con el apoyo de José Vera (de la empresa Liber Salus), y de Francisco Valle (Pastes Kiko), además de otras empresas nacionales e internacionales las cuales colaboran con LINX en sus diferentes proyectos: AG Electrónica, Biomédica de Referencia, DOW, ENGIE México, EBIME Equipos de Biomedicina de México, Glenair, Globalstar, HIESC, InReach, MicroLink, Publicidad Virtual, Rohde & Schwarz, PRAXIS, SAMTEC, Sol21CyT, Space AI, Spacenet, Steren Electrónica, Weller, Wurth Electronikk. 

Comentarios:

Destacado:

+ -