Metrópoli


Preso, el operador financiero y político de Mancera

Miguel Ángel Vásquez fue detenido la madrugada de ayer en la colonia Jardines del Pedregal. Es acusado de uso indebido de atribuciones y delitos cometidos por servidores públicos.

Preso, el operador financiero y político de Mancera | La Crónica de Hoy

Miguel Ángel Vásquez fue operador financiero y político del ex jefe de Gobierno Miguel Ángel Mancera Espinosa. Lo responsabilizan de dañar la hacienda pública local por más de 293 millones de pesos.

Miguel Ángel Vásquez, quien fuera operador financiero y político del ex jefe de Gobierno Miguel Ángel Mancera Espinosa, fue detenido la madrugada de ayer por elementos de la Fiscalía General de Justicia (FGJ) de la Ciudad de México, en la colonia Jardines del Pedregal, alcaldía Álvaro Obregón.

El exsubsecretario de Capital Humano de la anterior administración y encargado de la política laboral de la capital del país, fue aprehendido cuando la Policía de Investigación de la Fiscalía General de Justicia capitalina cumplimentaba una orden de cateo.

El exfuncionario es acusado de uso indebido de atribuciones y delitos cometidos por servidores públicos, luego de que como presidente del Consejo de la Caja de Previsión de la Policía, dejó de pagar las aportaciones de jubilados y pensionados del ISSSTE, ocasionando un daño a la hacienda pública local por más de 293 millones de pesos.

Fue trasladado al Reclusorio Preventivo Varonil Norte en espera de su audiencia inicial.

Miguel Ángel Vásquez no es un eslabón más de las acusaciones que detonaron la huida de los hermanos Serna Chávez, los hombres más cercanos al ahora senador perredista, Miguel Ángel Mancera.

Vázquez Reyes es un frente nuevo, ajeno a las acusaciones de malversación contra los fugitivos y mucho más peligroso para Mancera, pues no se trata de alguien con quien haya generado lealtades a toda prueba.

Es la pieza clave en el desorden administrativo de recursos humanos que fue la marca del gobierno capitalino durante años, especialmente con la proliferación de “nóminas especiales”, numeradas, y que en muchos casos carecían de supervisión adecuada. Miles de plazas y millones de pesos para asignar en contratos eventuales en los que no se aplicaba supervisión detenida.

Su presentación como jefe de gabinete de Mancera es erróneo: en realidad ejecutó esa función un par de semanas, el papel importante lo jugó previamente, cuando estuvo a cargo de la oficina de Recursos Humanos de todo el Gobierno de la Ciudad.

Ya a finales del año pasado, Vásquez debió ampararse para evitar ser detenido cuando comenzaron a explotar casos de cajas de ahorros malversadas, incumplimiento de obligaciones ante los institutos públicos de seguridad social y una extensa red de contratos entregados a amigos y familiares y de los que, aparentemente, no hubo beneficio alguno para la administración citadina.

La apertura de este nuevo frente de fiscalización pone al senador Mancera en una situación delicada. Vásquez no es cercano en lo personal ni en lo político a Mancera, de hecho después de la debacle perredista en la capital, el ex jefe de Gobierno y frustrado aspirante a la candidatura presidencial se mantuvo en el PRD, tratando con otros pocos de salvar lo poco que queda del Sol Azteca.

Vásquez, un operador nato de apoyos (de allí otra suspicacia sobre su vinculación a temas de recursos humanos), optó por construir una asociación nueva que tenía bastantes posibilidades de convertirse en partido político local con registro condicionado.

El vocero de la Fiscalía de la ciudad, Ulises Lara López, indicó que su captura se trata de una investigación por delitos cometidos por servidores públicos.

El problema de este frente de fiscalización es que, además de que ya hay detenidos, en este caso no se trata de señalamientos contra personajes muy ligados y muy leales al senador Mancera.

Antes bien, parece ser que en este caso cada quien tratará de salvarse a sí mismo y eso abre la puerta a que se exponga quién dio la orden para ejecutar cada acción.

VAMOS POR MÁS RESPONSABLES: CLAUDIA SHEINBAUM. La jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, aseguró que la detención de Miguel Ángel Vásquez  es parte de la revisión que se viene haciendo por parte de la Contraloría por graves irregularidades, por lo que informó que aún van por otros responsables a través de la Fiscalía y la Contraloría.

 “Se está haciendo justicia y se está acabando con la corrupción”, aseguró.

Y agregó: “se acaba la corrupción y no hay impunidad en los casos de corrupción (…) desde la Fiscalía se está haciendo el trabajo que tiene que ver con el cumplimiento de la ley, diría yo y la justicia en los casos de corrupción donde hubo malversación de recursos públicos en la administración pasada”.

La mandataria insistió que la detención “es muy importante, es un golpe a la corrupción”, puesto que se acreditó desvío de recursos públicos y omisión en la entrega de cuotas del ISSSTE.

Al ser cuestionada sobre la posible implicación del ex jefe de Gobierno Miguel Ángel Mancera, la mandataría comentó que no se meterá en esos temas, pues subrayó que “lo importante es que hay un caso de corrupción y que la Fiscalía General de Justicia presenta las pruebas suficientes para que un juez dé la orden de aprehensión”.

Sheinbaum también descartó realizar una consulta pública, para determinar si se somete a investigación al ahora senador Miguel Ángel Mancera, como en algunas ocasiones  ha mencionado el presidente Andrés Manuel López Obrador respecto a Enrique Peña Nieto.

“Yo en este caso me parece que el Presidente tiene sus razones para el tema de la consulta, en este caso yo lo que digo es que la Fiscalía haga su trabajo y que se haga justicia”, afirmó.

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -