Opinión


Prohibido prohibir. AMLO dixit

Prohibido prohibir. AMLO dixit | La Crónica de Hoy

"No hay diferencias profundas con los gobernadores, mientras no emitan disposiciones obligatorias". El Presidente en su mañanera reescribió la teoría política y de las organizaciones. ¿Es cierto que todo aquel gobierno que impone un orden es autoritario? entonces ¿Para qué sirve el gobierno? ¿Cómo debe actuar un gobierno democrático para mantener el orden público?

La democracia es un régimen político en el que todas las personas son iguales ante el poder, valen lo mismo y tienen los mismos derechos. La fórmula más difundida para definirla se atribuye a Abraham Lincoln y consiste en que la democracia es el poder del pueblo, por el pueblo y para el pueblo.

Esta frase se atribuye a un Presidente que impuso por las armas a los estados confederados un orden más justo que abolía la esclavitud en Norteamérica. La guerra de secesión fue un acto autoritario en la que el ganador determinó el destino constitucional del derrotado. Prohibió la esclavitud y con ello liberó a los afroamericanos de esa condición indigna al ser humano.

Con esto se demuestra que hasta el gobierno democrático debe establecer límites a la conducta humana y debe sancionar las desviaciones a la ley para que se pueda vivir en una armonía previamente pactada por la sociedad.

El desgobierno es un desenfreno de las pasiones y un caos social en el que el derecho del más fuerte es la normalidad. La democracia no es sinónimo de que todos hagan lo que les plazca y decidan cuando respetar o no a la ley. En estas condiciones, la igualdad jurídica de las personas desaparece de facto y manda aquel que posee el dinero o el poder político.

La falta de concierto entre los actores políticos es el camino express a la violencia que engendra el deseo de venganza y se convierte en un círculo vicioso que conduce a un derramamiento de sangre y a la desconfianza. No hay buen gobierno posible si el que debe gobernar claudica a su obligación de dirigir el rumbo social. Esta carga -que genera antipatías- obliga a prohibir para que se respete la vida, la salud y otros derechos humanas esenciales.

Prohibido prohibir. ¿Qué mensaje pretende transmitir el Presidente con esa frase? Acaso que no lo debemos obedecer. Hay que considerar que una orden es también una prohibición a que no hagas aquello distinto a lo que se te indicó. Igualmente un deber público es una prohibición y no puedes ir más allá de la competencia. Todo el derecho y obligación implica una prohibición.

El mensaje consiste en que no hay que respetar el Estado de derecho o que nadie se someta al derecho, sino a su propia conciencia. ¿Acaso estamos ante el anarquismo promovido desde la Presidencia de la República?

En el discurso presidencial, los gobernadores pueden seguir la estrategia de combate al COVID 19 que prefieran, sin establecer directrices obligatorias para contener la expansión de la epidemia. Nadie debe ordenar nada, porque si lo hace muestra el talante autoritario. La propuesta es ¿renunciar a gobernar?

AMLO retorna permanentemente al discurso del pueblo bueno y sabio redimido en su pobreza ancestral y lo deja pastar donde le plazca, aunque lo aseche el lobo y eventualmente muera en sus fauces, ya sea asfixiado por un virus o lentamente por una mayor pobreza.

La democracia para ser efectiva debe recurrir necesariamente a la prohibición de conductas antisociales. La diferencia con el autoritarismo son los medios. La democracia considera que todas las personas son iguales, deben ser tomadas en cuenta en el ejercicio del gobierno y sus derechos humanos deben respetarse aunque sean parte de la minoría política. El autoritarismo se funda en que sólo la voz del caudillo tiene valor y suele disfrazarse del emisario del pueblo para imponer su voluntad.

La falta de una estrategia federal clara contra el COVID 19 ha llevado al abandono de la su función gubernativa por el Presidente como coordinador de la República compuesta por estados libres y soberanos y ha optado por atribuir, a través de su vocero en temas de salud, los fracasos a los gobernadores y el éxito al carisma y popularidad del Presidente.

¿No hay diferencias profundas con los gobernadores? Ya son abismos y su existencia se demuestra con el hecho de que hasta la Jefa de Gobierno de la Ciudad de México de extracción morenista ya marcó su distancia del discurso engañoso de las autoridades sanitarias federales y ha tomado acciones claras de control social como respuesta a la pandemia

Todo indica que los gobiernos estatales y los ciudadanos estamos solos en la lucha contra la pandemia y la crisis económica que se profundizó por la política de distanciamiento social. Si está prohibido prohibir ¿para qué sostenemos con nuestros impuestos a los gobiernos que son de extracción democrática? Esperemos que los gobernadores no renuncien a su obligación de gobernar como consecuencia de esta invitación presidencial a dejar hacer, dejar pasar. AMLO defiende el más puro neoliberalismo reciclado.

 

Socio Director de Sideris, Consultoría Legal
cmatutegonzalez@gmail.com
Facebook.com/cmatutegonzalez
Twitter @cmatutegonzalez
www.carlosmatute.com.mx

Comentarios:

Destacado:


LO MÁS LEÍDO